VIDEO. Se sacaron de encima el clásico: ahora sí, a jugar el campeonato

Los clásicos se ganan y se festejan o se pierden y se sufren. También se pueden empatar para que no haya heridos y los soldados sigan sin bajas para las batallas venideras. Por eso, al tratarse de una primera fecha, el 1-1 de ayer entre Estudiantes Gimnasia dejó conformes a unos y otros.

Es verdad que el Pincha tiene dos aliados para sentirse un poco más feliz, ya que llegará a 13 los años sin perder contra su clásico rival cuando la próxima temporada se vuelvan a encontrar. a que sus hinchas no lo celebraron casi nada. La procesión fue por dentro.

Del otro lado Gimnasia también tiene algunos motivos para sentirse tranquilo con el empate. Primero porque lo consiguió como visitante y luego de estar en desventaja. cambios no hizo otra cosa que consolidar un ciclo más que positivo, con siete triunfos y un empate en los últimos nueve encuentros jugados. Hay una idea y juego.

El resultado puede decirse que fue justo. Empezó mejor Gimnasia pero se puso al frente Estudiantes con un en vión en el tramo final del primer período. Pero tuvo un mal arranque en el segundo tiempo, y su rival lo aprovechó para empatar. fue el Pincha el que most ró más ganas de ganarlo, pero no tuvo claridad en los metros finales. El empate cayó perfecto y fue justo. “Trifulca” del final entre los jugadores …

Sorprendió Gimnasia, pero facturó Estudiantes

El partido comenzó con un Gimnasia más suelto y con mejor trato de la pelota. No en vano fue de los dos el equipo que tuvo más trabajo las semanas previas. Bien Brahian Alemán distribuyendo, siempre para que por las bandas sorprendan Es verdad que ninguno de los dos pudo romper las marcas de Emmanuel Mas y Leo Godoy, pero impusieron respeto y mostraron credenciales, como Eric Ramírez con un remate desde afuera del área, cuando el reloj marcaba 10 minutos, que hizo para desviar al tiro de esquina.

Siguió mejor el Lobo, siempre creciendo de mitad de cancha en adelante pero sin decidirse por completo a ir por el gol. los huecos como para atacar. Y así fue.

En las tribunas, que se vivió con suma tensión este juego clásico, entendieron que era el momento. Y desde los cuatro costados bajó un fuerte aliento que empujó al equipo de Zielinski. después otro desborde del lateral, superando primero a Sosa y luego a Manuel Insaurralde, le dejó servido el gol de cabeza a Agustín Rogel. Un gol a los 40 minutos que parecía cambiar la historia pese a que la jugada siguiente al saque del medio de colombiano Carbonero solo contra Mariano Andújar, generando otra gran atajada del capitán albirrojo.

El 1-0 parcial era el reflejo de la astucia de Estudiantes y la sagacidad para sacarle jugo a las piedras y en un ratito de fútbol lograr lo que parecía muy di fícil minutos antes: abrir un clásico que estaba cerrado con varios candados.

Lo empató Gimnasia y casi lo gana Estudiantes

El segundo tiempo empezó muy parecido al primero: con Gimnasia en ofensiva y un Estudiantes sufriendo los ataques por las bandas. Pero, a diferencia del primer capítulo, esta vez el local estuvo demasiado ligero y muy des concentrado del Ruso Zielinski.

Tarragona y Rey por el lado del Lobo y Mas y Castro en el Pincha fueron los mejores del clásico

A los 3 minutos tuvo un llamado de emergencia que nadie pudo corregir a tiempo. Un ataque por la derecha, un centro al segundo palo y Eric Ramírez que empujó al gol. Rápidamente Sebastián Raineri levantó su bandera y el propio Patricio que segundos des pués confirmó el VAR desde Ezeiza. Pero las sirenas de la alarmas se encendieron y nadie las atendió.

Tres minutos des pués una salida desde el fondo dejó mano a mano a Tarragona con Andújar. Leonardo Morales tocó a la derecha para el paraguayo Sosa, Mas tuvo que salir lejos a marcarlo y entre Noguera y el Corcho Rodríguez dejaron demasiado cam aprovechó para quedar solo contra el arquero. Levantó la vista, simuló un pase al medio pero clavó la pelota junto al palo derecho de Andújar, que nada pudo hacer. Golazo para empatar y, como anteriormente, otro partido que empezaba.

Sintió el golpe Estudiantes. El 1-1 y las dudas respecto a su fortaleza física debido a las recientes vacaciones de su plantel invitaron a imaginar una continuidad de la historia que no fue así. Tuti Del Prete bajó a buscar la pelota y Manuel Castro, que jugó como para seguir en Estudiantes, siguió siendo un problema para la defensa del Lobo por la derecha. De un ataque suyo se generó la jugada más clara que pudo ser el 2-1 , pero Morales se la pellizcó a Mauro Boselli, cuando se preparaba para festejar de cara a su gente.

RESUMEN FINAL DESDE UNO

ASÍ FUE LA PREVIA DESDE 1 Y 57

Esa jugada, más dos cabezazos sin fuerza de Noguera y un remate del uruguayo Castro por arriba del travesaño fueron las llegadas de un Estudiantes que se fue reacomodando y buscando recuperar el triunfo que en el inicio del complemento en su bolsillo.

Cuando las campanadas del partido dieron los 30 minutos Pipo Gorosito entendió que era momento de mover el banco y tratar de cerrar el partido. Cambió al lateral por derecha puesto por puesto y le dio un compañero a Cardozo sacando a Ramírez hombre en ofensiva y también perdió alguien que hostigara a los centrales. De ahí en adelante su equipo casi que no llegó hasta el arco de Andújar. merecía y entonces -en este juego perverso del resultado- nada para reprocharle.

Lo buscó Estudiantes en el tramo final, con Franco Zapiola y Del Prete arrancando desde la izquierda, o con las subidas de Godoy y Emmanuel Mas. todos lados pero careció de luz en los tramos finales. Fue empate y no estuvo tan mal para ninguno de los dos, que ahora podrán sacarse esa mochila pesada que es el clásico y jugar a lo que mejor saben. ahora en más a jugar el campeonato que arrancará el viernes para los dos.

..

Leave a Reply

Your email address will not be published.