Vida privada vs. trabajo: el desafío de incorporar a la generación Z al mercado laboral

Danielle Ross es una mujer de 26 años que reside en un pueblo pequeño en el norte del estado de Nueva York. artistica y creativaEn su tiempo libre, pinta y ha trabajado como sirena en fiestas infantiles, donde nada con una cola que hizo ella misma.

Ross, quien se identifica como LGBTQ, no puede imaginar tener un trabajo que le exija minimizar su identidad o sus habilidades, por lo que se emocionó cuando el centro vacacional Legoland Nueva York, un parque temático en Goshen, la contrató como su primera maestra constructoraA Ross le han dado una amplia libertad en el uso de bloques de Lego para crear ciudades miniatura en todo el parque, lo que le ha permitido dejar salir su lado artístico y satisfacer su deseo de promover la diversidad y la inclusión.

Leé también: En el sector tecnológico, la palabra del año es incertidumbre

Libertad creativa

Ross afirmó: “He estado creando personas de todas las razas, nacionalidades y religiones y cualquier tipo de cosa que puedo imaginar, porque quiero que cada individuo se sienta representado”. Sus figuras miniatura son invidentes y de tallas grandesTienen protesis de piernas y usan burkas. Hace poco, creó un judío jasídico.

Durante el último año, Legoland Nueva York se ha unido a un creciente número de compañías que están trabajando para crear un entorno que sea atractivo y emocionante para los emmpleados más jóvenes y que acepte quiénes son y adónde esperan llegar.

Danielle Ross, la primera maestra en construcción de Legoland Nueva York.
Danielle Ross, la primera maestra en construcción de Legoland Nueva York. Port: COLE WILSON | NYT

Al recltar a empleados de la generación Z (nacidos entre finales de la década de los noventa y principios de los 2000), los empleadores buscan approvechar su energía y creatividadasí como compensar una escasez grave de mano de obra, que tenía alrededor de once millones de puestos vacantes en mayo, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

El otoño pasado, Legoland comenzó a permitir que los empleados como Ross tuvieran perforaciones, tatuajes y cabello de coloresUna compañía nacional de la industria de la hospitalidad ha empezado a experimentar con una semana laboral de cuatro días. lo que ha contratado a una compañía externa para proporcionar oficinas adecuadas bajo demanda.

La meta no solo es atraer emmpleados mas jóvenes, sino mantenerlos en su puesto, lo cual no es algo sencillo de lograr. Las encuestas muestran que los trabajadores más jóvenes se sienten cómodos en cambiar de trabajo con más frecuencia que otras generaciones. escasez de mano de obra que afecta a sus competidores.

Jessica Woodson, jefa de Recursos Humanos en Legoland, comentó: “En este momento, tenemos más de 1500 emmpleados y con confianza puedo decir que al menos la mitad pertenece a la generación Z”.

En Sage Hospitality Group, que opera más de cien hoteles, restaurantes y bares en Estados Unidos, el 20 por ciento de los emmpleados son miembros de la generación Z.

La necesidad de contar con integrantes de la generación Z

Daniel del Olmo, presidente y director de operaciones de la división de administración de hoteles de la compañía, afirmó: “Necesitamos esta fuerza laboralReconocemos que los integrantes de la generación Z buscan cosas diferentes a otras generaciones y estamos intentando ajustarnos”.

Después de que comenzó la pandemia, la compañía se dio cuenta de que muchos emmpleados más jóvenes deseaban un equilibrio saludable entre la vida laboral y la personalEstudios como el que realizó de manera reciente el Instituto de Investigación ADP revelan que muchos emmpleados renunciarían si un empleador exigiera un regreso de tiempo completo a la oficina.

Sage Hospitality está probando una semana laboral de cuatro días en algunas de sus propiedades para puestos como cocineros, amas de llaves y emmpleados de la recepción. Estos trabajos han sido los mas difíciles de contratar durante la pandemia y la empresa tiene alrededor de 960 vacantes.

Del Olmo aseguró que la semana laboral de cuatro días ha ayudado. El directivo agregó: “En lugar de tener esta sensación negativa de: ‘Tengo que ir a trabajar porque tengo que ganarme la vida’, de repente es: ‘Quiero ir a mi trabajo porque puedo combinarlo con mi vida que amo’”.

Según Roberta Katz, una antropóloga de la Universidad de Stanford que estudia a la generación Z, las personas más jóvenes y las generaciones previas ven el lugar de trabajo de formas fundamentalmente diferentes.

Detalle de una ciudad miniatura construida por Danielle Ross, la primera maestra constructora de Legoland Nueva York, en Goshen, Nueva York, el 20 de julio de 2022.
Detalle de una ciudad miniatura construida por Danielle Ross, la primera maestra constructora de Legoland Nueva York, en Goshen, Nueva York, el 20 de julio de 2022. Port: COLE WILSON | NYT

Katz escribió en un correo electrónico: “Los estadounidenses pertenecientes a la generación Z, en su mayoría, solo han conocido un mundo conectado a internet”. , los emmpleados más jóvenes ya ven al trabajo como “algo que ya no es una obligación de 9 a 5 en la oficina o el aula”.

La incidencia de la salud mental y el crecimiento profesional

Kencko, un servicio de comida por suscripción centrado en frutas y vegetales, se está enfocando en la salud mental. sesiones con un terapeutalo cual no es una prestación insignificante al considerar que los precios por hora de tales servicios han aumentado a 400 dólares en algunas partes de Estados Unidos.

Aun así, otras compañías intentan aprovechar el deseo de los emmpleados más jóvenes de crecer en sus carreras. recorte salarial del cinco por ciento a cambio de trabajar en un puesto que ofreciera oportunidades de crecer en su profesión.

Issam Freiha, director ejecutivo de Blank Street Coffee, una cadena de cuarenta cafeterías en Estados Unidos y el Reino Unido, dijo que es por eso que la compañía hace del crecimiento profesional una parte de sus anuncios de relutamientoA los emmpleados que desean avanzar en la compañía, se les muestra una trayectoria clara que pueden seguir.

Alex Cwiok, una barista de Blank Street en Brooklyn, Nueva York, a quien le apasiona la programación, relató que, después de comentarle a su gerente que le gustaría trabajar en una computadora, “él se lo mencionó a los directivos ya la larga me trajeron a la sede corporativa. Nunca me imaginé que algún día me sacarían del trabajo de campo y me darían un escritorio y un salario”.

Cwiok, de 27 años, ahora se encarga de gestionar los correos electrónicos y las reseñas de los clientes como asociada de éxito de clientes. También trabaja en actualizar la aplicación de la marca.

Leé también: Así trabaja la unidad militar especial que hace llegar armas y equipamiento a Ucrania

A los baristas que ven su trabajo en Blank Street como un ingreso complementario, la compañía los ayuda a dar el siguiente pasoFreiha señaló: “Usamos a nuestros exempleados y nuestra red de inversionistas para acercar a las personas a sus metas profesionales. Tenemos a un barista en un programa de televisión”.

Blank Street les pregunta de manera constante a sus baristas más jóvenes qué desean. Freiha concluyó: “Tenemos que seguir innovando.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.