TV Retro: Malcolm, una sitcom que rompió las reglas, su conexión con Breaking Bad, y la tragedia de su protagonista

A comienzos del siglo XXI, una comedia televisiva presentó una fórmula de lo más atí pica, no tanto por su premisa, sino más bien por su en vase. Malcolm era una sitcom sobre una familia de clase media de los suburbios, pero el desangelado retrato de las agridulces vivencias familiares, derivó en una propuesta que rápidamente conquistó al público.

Una serie que haga foco en la cotidianeidad de una familia no es nada nuevo. Y si bien a fines de los 90 los edulcorados relatos en la línea de Lazos de familia o o Kevin, creciendo con amor le dejaban su espacio a registros vinculados a la sátira, resultaba di fícil encontrar una ficción que dijera algo nuevo en lo referido a ese tópico. Sin embargo, Malcolm encontró un terreno virgen: contar eso que ya nos habían contado tantas veces pero de un modo distinto. Aquí el eje está puesto en el protagonista de la historia, un chico de unos doce años, que recibe la noticia de ser En contraste, su familia resulta estar muy a tono con eso de ser “promedio”. Su padre no tiene demasiadas aspiraciones, su madre intenta imponer su autoridad, y Malcolm, junto a sus dos hermanos, se dedican a realizar todo tipo de travesuras El retrato lo completa el hijo mayor de la familia, que debido a sus problemas de conducta, fue enviado a un colegio militar. De esa forma, Malcolm tiene sus pies en dos realidades opuestas; por un lado asiste a regañadientes a una clase de nerds súperdotados, mientras que por el otro, disfruta (y padece) esa pesadilla que es su familia.

El niño prodigio (Frankie Muniz) y su familia es perpéntica
El niño prodigio (Frankie Muniz) y su familia es perpéntica

El proyecto de Malcolm no llamaba demasiado la atención entre los ejecutivos de los grandes canales de TV norteamericanos. Su creador era el guionista Linwood Boomerun ex niño actor cuyo papel más relevante fue en La familia Ingallsen donde interpretó a Adam, el marido de Mary. Boomer había realizado algunos guiones para comedias como Night Court o o 3rd Rock From the SunÉl también tenía una inteligencia superior a la promedio, sus hermanos eran todos varones, y su padre y su madre solían correr detrás de ellos y sus travesuras. libreto consideraron que la propuesta tenía poco potencial. Finalmente, el camino de Malcolm cambió cuando el guion llegó a manos del presidente de Fox,, Doug HerzogHerzog en persona puso en marcha la producción de una serie basada en el guion de Boomer, con la intención de convertir a Malcolm en el nuevo gran éxito de la pantalla chica.

Como toda serie que se apoya en la perspectiva de su protagonista, encontrar al actor ideal para encarnarlo es el principal des afío. Con ese objetivo en mente, el equipo de casting comenzó la titánica tarea de entrevistar a niños de nueve años, la edad tenía según el guion de Linwood Boomer. Ninguno de los candidatos, todos desconocidos, terminaba de convencer al equipo, hasta que por error apareció un actor de trece años, llamado Frankie MunizCuando terminó su prueba, Muniz salió desilusionado, le dijo a su madre que no iba a quedar simplemente porque el personaje era mucho menor que él. Sin embargo, pocos días des pués lo llamaron y le informaron que había Emocionado y eufórico, Muniz no pudo más que empezar a saltar de alegría, en la cama de su hotel. Puertas adentro, a Boomer ya los productores les había gustado tanto Muniz que decidieron subirle la edad al protagonista de la his podía ser tierno sin perder picardía, y el público iba a empatizar fácilmente con él. “Decidimos no dar precisiones con respecto a la edad de Malcom”, comentó el creador de la serie en una nota, y agregó: “Solo lo mostramos yendo a la escuela, sin dar cuenta del grado en el que está. nada. Igualmente los chicos son tan eclécticos, que a veces pueden actuar como alguien de nueve años, y otras como alguien de treinta ”. Esa poca precisión, lejos de ser un punto débil, Boomer la convirtió en una virtud, y así navegó a lo largo de la serie, sin confirmar ese y otros datos, como el apellido de la familia central, o el trabajo de Hal, el padre del clan, otro personaje que cayó en las manos idóneas gracias a una casualidad.

Bryan Cranston era conocido por sus trabajos en comedia. Su participación en series como SeinfeldSe sabía que Cranston era uno de esos grandes humoristas que inexplicablemente no había recibido un protagón ico a su altura. Pero al momento de armar el elenco de Malcolmninguno de los productores había pensado en él como una opción. Mientras Boomer supervisaba la construcción de los escenarios en los que iba a filmarse la serie, algunos de los actores ya elegidos ensayaban una escena. pasó casualmente por ahí y para divertirse un rato, leyó algunas líneas que le correspondían a Hal. Cuenta la leyenda, que Boomer se tentó de tal manera, que terminó cayéndose de su silla, y en el momento lo comprometió a sumarse a la f En la piel de ese padre de familia, Cranston demostró un talento enorme, y desarrolló a uno de los mejores personajes de su carrera.

En parte, el éxito de Malcolm se debió a la química entre Muniz y Cranston como padre e hijo, que desarrollaron un gran vínculo dentro y fuera de pantalla. En una entrevista, Frankie comentó que Cranston lo llamaba cada dos semanas para saber de él, aún en la triunfaba con Breaking Bad. Y sobre eso, Muniz confesó: “Él es un Dios en Hollywood, y nunca dejó de cuidarme. Es el mejor tipo que conocí jamás”.

El resto del elenco lo completaban Jane Kaczmarek como Lois, la temperamental madre de los chicos, y Justin Berfield y y Erik Per Sullivan como Reese y Dewey respectivamente, los hermanos de Malcolm. Mención aparte merece Christopher Kennedy Masterson como Francis, el hijo mayor de la familia, un rol que estuvo muy cerca de quedar en manos de un desconocido in térprete llamado Aaron Paul. Varios años des pués, Paul tuvo revancha y trabajó junto a Cranston en Breaking Bad (en varias notas, Aaron dijo que de haber interpretado a Francis nunca le hubieran dado el rol de Jesse Pinkman, por lo que agradeció no quedar elegido en Malcolm).

Doug Herzog, presidente de Fox, tenía tanta fe en su nuevo show, que destinó una suma millonaria para promocionar el estreno del primer episodio. Y con el objetivo de destacarlo en la grilla, le dio un día y horario inmejorable: la noche de domingo , luego de Los Simpsons y antes de Los expedientes X.. Gracias a esa estrategia, el piloto de Malcolmemitido el 9 de enero de 2000, fue visto en 23 millones de hogares de Estados Unidos, un número notable para una comedia debutante, y el primer logro de un éxito que se prolongó durante años.

Malcolm era una sitcom de personalidad propia, que no temía renunciar a las estructuras tí picas de las comedias televisivas. Algunos rasgos que la distinguían del resto, era la ausencia de risas grabadas, y el dinamismo de las cámaras sitcoms. Otra caracterí stica poco habitual de este título era que su protagonista rompía la cuarta pared. En las ficciones, sobre todo en esa época, no era común que los personajes se dirijan al público, pero acá ese recura ten explotar ese telé fono directo que tenía con los espectadores.

Las primeras cuatro temporadas de Malcolm son imbatibles. La paleta de historias extravagantes derivan en pasos de comedia absurdos que no dejan de tener un pie puesto en esa dinámica familiar con la que es tan fácil empatizar. Los problemas de los adultos, las travesuras de los chicos, el crecimiento hacia la preadolescencia y ese agridulce retrato familiar son las herramientas con las que Boomer y su equipo construyeron uno de los primeros éxitos de la televisión siglo XXI. , y con el inicio de su quinto año, el rating de Malcolm empezó a decaer. Fox empezó a darle un mayor protagonismo a su grilla de series animadas para el público adulto, y mod fició el prime time del domingo por la noche, dejando a Los Simpsonsjunto a Los reyes de la colina, Padre de familia y y American Dad. Por ese motivo, cambia a Malcolm de día y horario, una decisión que resintió el rating, y que derivó en su cancelación en mayo de 2006.

A pesar de un final apagado que no estuvo a la altura de su mejor momento, el paso de los años mantuvo a Malcolm como una serie muy querida por el público. Y para los miembros del elenco haber formado parte de ese show, es motivo de orgullo. En ese sentido, Bryan Cranston es el que más celebra el legado de Malcolmal punto que se animó a protagonizar un divertido sketch en el que cruzó a Hal con Walter White, otro de sus personajes más emble máticos.

Frankie Muniz
Frankie MunizShutterstock –Archivo

Hace algún tiempo, los fans de Malcolm se entristecieron frente a una confesión de Muniz, sobre un problema de salud que afectaba su memoria. Según contó el actor, a partir de 2012 comenzó a sufrir de un cuadro llamado auras migrañosas, que muchos asociaron a pequeños Luego de confesar que no recordaba mucho de lo sucedido durante los años en los que filmó Malcolmlos medios aseguraron que Muniz padecía una suerte de amnesia como producto de su cuadro neurológico. Pero recientemente, el actor negó que eso fuera así, y que en muchos casos no recuerda lo que sucedió, porque la época de Malcolm fue muy exigida, y le sucedieron muchas cosas en poco tiempo.

Aunque Muniz insiste en que su cuadro no es tan grave como lo retratan, es innegable que su salud preocupa a sus fans, y eso es porque el cariño de su público no se esfumó. , y para muchos, Malcolm fue un amigo más durante varios años, un vínculo que aún perdura, y que invita a ver una vez más los episodios de esta gran sitcom.

Leave a Reply

Your email address will not be published.