Tsitsipas se agarra a Roland Garros pasada la medianoche

Stefanos Tsitsipas ya gana partidos de jugador grande. “En la primera semana de un Grand Slam puedes perder el torneo, pero no ganarlo”La afirmación parecía cobrar todo el sentido del mundo cuando el reloj del partido se acercaba a las dos horas: el griego, con una enorme presión por el claro favoritismo que ejerce por la parte baja del cuadro, era incapaz de encontrar Lorenzo Musetti sobresaliente. Pero como esto es un Grand Slam, concretamente Roland Garros 2022y en los cinco sets los galones y la jerarquí a pesan muchí simo, Stef supo aferrarse al partido, sacar a relucir su mejor versión y aguantar la rebeldía del italiano, que acabó absolutamente fundido a nivel mental (5-7, 4-6, 6-2, 6-3, 6-2). Otra derrota en la Chatrier tras ir dos sets arriba, si bien hoy fue el griego quien se la arrebató de las manos (no hubo una capitulación tan tremenda como contra Novak Djokovic la pasada temporada).

El primer set comenzó con los motores bien prendidos, con un Lore valiente, bravo, yendo a buscar a Stefanos y quitándole el control de la línea de fondo. en muchos de sus golpes. Musetti comenzó a encontrar las dejadas como vía para alborotar la estrategia del griego, que prácticamente no sabía qué bola le iba a llegar del otro lado de la red. tú, entrando en calor e involucrando al público. Parecía que en el duelo de derechas era Lorenzo quien, sorprendentemente, imponía su repertorio … y ello le acabó bastando para llevarse el primer parcial.

El segundo set fue una historia muy distinta. Tsitsipas empezó a entrar en barrena, en especial porque fue él quien dio el primer mordisco en el primer parcial (llegó a ir break arriba). era una auténtica rémora de su nivel habitual. Esa laguna la empezó a explotar Musetti, que abría pista con golpes deliciosos y trazaba ángulos para alimentar las dudas del griego. De verdad está bamos tan cerca de una posible sorpresa? ¿ Cabía la posibilidad de que el finalista esperado por todo el mundo se marchase de París en primera ronda y sin defender la final obtenida en 2021? La respuesta la íbamos a encontrar muy pronto.

EL SAQUE, CLAVE PARA MANTENERSE CON VIDA; TSITSIPAS NO PERDONA

Este partido debe ser una auténtica le cción para Musetti. Sé que alguno mirará el marcador y pensará que este partido fue exactamente igual que el que le midió a Djokovic el año pasado. bandeja el partido a Tsitsipas y que jamás dio la sensación de poder vencer. Para el gusto de un humilde servidor, esto no fue así, pero sí que hay una enseñanza muy clara que el italiano debe sacar: contra tipos como Tsitsip la élite y con mucho kilometraje en los grandes escenarios, un pequeño bajón de intensidad en tu nivel puede suponer la muerte.

Porque el italiano se relajó al inicio del tercer set, y la inercia del partido cambió por completo. No porque no pudiera volver al gran nivel de los dos primeros sets, sino porque abrió un rayo de esperanza en la mente de Stefanos, además de dar tiempo a encontrar las líneas y ganar confianza con sus mejores golpes. Si en el segundo set el de Atenas solamente colocó un 54% de primeros saques dentro, en el tercero metería un 82% (y lo que es más: tuvo un 100% de efectividad). En el cuarto, claro, otra vez una enorme diferencia: 73% de primeros dentros, una subida del 20% con respecto a lo que habíamos visto hace apenas minutos.

Lo que parecía inalcanzable se había convertido en una cruda realidad para el joven Lolo. Le había dado tiempo a Stefanos para entrar en el partido, y la actitud que mostró Tsitsipas a partir de ahí fue de auténtico campeón. espectacular con su derecha, recuperó al revés para la causa y pasó a ganar puntos con el saque con mayor facilidad. El tercer set fue un trámite, pero incluso cuando cedió el break de ventaja del que gozaba en el cuarto (con un Musetti que no) tiró la toalla y que se aferró a cerrar el partido en cuatro sets), siguió atacando con la misma determinación. La derecha volaba, Stefanos dominaba con la línea de fondo y el italiano ya no sabía si retrasar su posición en la pista o intentar jugar a boteprontos (por ahí, claro, es di fícil vencer a Stefanos).

El quinto set sí que vio un claro bajón en la mentalidad del italiano. Había dejado de creer en que era posible, y los gestos de descontento hacia su box eran latentes. Sentía que esta vez le habían arrebatado el partido de las manos había sido él quien se había venido abajo. La inocencia de quien aún no está curtido en estos escenarios se hizo notar: al otro lado de la red estaba un tipo que engorda su lista de victorias de jerarquía. con un gesto serio y de tranquilidad, confiando hasta el final en su victoria. Es un Tsitsipas menos espectacular, pero mucho más maduro y más resolutivo a nivel mental. ¿ Suficiente para soñar con ganar en París? La medianoche de hoy no nos de jará las respuestas … pero sí nos demostró que se quiere aferrar a ese sueño hasta el final.

..

Leave a Reply

Your email address will not be published.