Tras estar “al borde de conflictos graves”, bajó la tensión entre Kosovo y Serbia después de la intervención de la UE y EEUU

Miembros de la fuerza de mantenimiento de paz de la KFOR patrullan la zona cercana al cruce fronterizo entre Kosovo y Serbia en Jarinje, Kosovo. REUTERS/Laura Hasani
Miembros de la fuerza de mantenimiento de paz de la KFOR patrullan la zona cercana al cruce fronterizo entre Kosovo y Serbia en Jarinje, Kosovo. REUTERS/Laura Hasani

Los ánimos entre Kosovo y Serbia se calmaron este lunes tras una noche de incertidumbre y protestas de los serbokosovares por la decisión de Pristina de prohibir documentos de identidad y matrículas serbias en su territoriouna medida que fue al final aplazada bajo presión internacional.

Los serbios de Kosovo retiraron hoy los bloqueos de carreteras en el norte de la antigua provincia Serbia, cuyas autoridades habían cerrado dos pasos fronterizos con Serbia.

Las autoridades kosovares pretendían aplicar desde la medianoche lo que califican como una “medida de reciprocidad”ya que Serbia tampoco acepta los documentos de identidad ni las matrículas de Kosovo, una ex provincia serbia que se declaró independiente en 2008.

Tras horas de incertidumbre, incluyendo algunos disparos y sirenas antiaéreas, el gobierno del primer ministro Albin Kurti retrocedió ante las presiones de la Unión Europea (UE) y de EEUU, y anunció que aplaza la aplicación de las medidas hasta el 1 de septiembre.

Ese anuncio calmó la tensión, aunque persistía por la condición de Pristina a los serbios a que retiren las barricadas de las carreteras que llevan hacia los pasos fronterizos de Brnjak y Jarinje.

El ministro kosovar del interior, Xhelal Svecla, aseguró que en otros pasos ya se aplicaría hoy mismo la prohibición de los documentos serbios.

Kosovo cerró sus fronteras con Serbia

“Seguirá aplicándose hasta que no se retiren todas las barricadas y se asegure la libertad de movimiento de ciudadanos y mercancías”advirtió el responsable kosovar.

Según los medios locales, los pasos de Brnjak y Jarinje, cerrados anoche por la Policía kosovar, seguían clausurados por la tarde, a pesar de que fueron retiradas las barricadas serbias.

Mientras, la UE invitó hoy a ambas partes a reunirse en Bruselas para discutir el camino adelante, encontrar soluciones y evitar que estas tensiones vuelvan a parecer de nuevoindicó Peter Stano, portavoz del alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

La propuesta se produjo después de que Kosovo aceptase “la propuesta de Borrell y la petición de Estados Unidos de posponer las medidas”, dijo Stano en rueda de prensa.

Belgrado y Pristina se acusan mutuamente de querer desestabilizar la región, mientras que Rusia, el principal aliado de Serbia, habló de “provocaciones” por parte de Kosovoasegurando que lo sucedido demuestra el “fracaso de la mediación de la UE”.

Kurti, por su parte, acusó a los dirigentes serbios de hacer politica “con intimidaciones” y aseguró que anoche se oyeron disparos dirigidos contra la policía kosovar, aunque sin causar heridos.

Soldados de la OTAN saludan a un camionero cerca de la ciudad de Zubin Potok. (Photo by Armend NIMANI / AFP)
Soldados de la OTAN saludan a un camionero cerca de la ciudad de Zubin Potok. (Photo by Armend NIMANI / AFP)

En Belgrado, el director de Oficina del Gobierno serbio para las relaciones con Kosovo, Petar Petkovic, acusó a las autoridades kosovares de haber fomentado “una crisis muy grave” y reconoció que en la noche del domingo se estuvo “al borde de conflictos graves”.

“Anoche estuvimos a un paso de conflictos serios. designa a la región separatista de Kosovo, explicó Petkovic en rueda de prensa, según informó la agencia Beta.

La fuerza KFOR, de la OTAN, con sus casi 4.000 efectivos encargados de vigilar la paz en Kosovo desde 1999 con mandato de la ONUaumentó su presencia en las calles del país.

En un comunicado, la fuerza advirtió que está dispuesta a intervenir si corre peligro la estabilidad y que supervisará “con atención” la situación.

Según lo anunciado por Pristina en junio, las personas que entren en Kosovo con carnés de identidad emitidos por Serbia recibirán un documento temporal kosovar, válido durante 90 días.

Además, las matrículas de coches emitidas por Serbia para ciudades kosovares con mayoría serbia tendrán que ser sustituidas por las oficiales de Kosovo.

Una decisión similar ya generó en septiembre de 2021 una primera crisis que implicó que los dos países aumentaran sus fuerzas de seguridad en la frontera común.

La antigua provincia serbia de Kosovo, poblada por una mayoría albanesa, proclamón 2008 su independenciaque Serbia no reconoce, y que ha sido apoyada por EEUU y la mayoría de los socios de la UE, pero no por Russia, China, India, Brasil o España, entre otros.

Serbia negocia desde hace años su entrada en la UE, aunque sin avances significativos, mientras que Kosovo es el único país de los Balcanes occidentales cuyos ciudadanos necesitan un visado para viajar a los países comunitarios.

(Con información de EFE y Europa Press)

Seguir leyendo:

Kosovo aplaza las nuevas normas fronterizas para reducir la tensión con Serbia
El carnicero de los Balcanes: familias quemadas, niños mutilados y el horror de la “limpieza étnica” en Croacia y Kosovo
Tensión en Kosovo y amenaza de Serbia: advirtió que “reaccionará” para proteger a sus ciudadanos si la OTAN no lo hace antes
Aviones de combate serbios entraron en el espacio aéreo kosovar en medio de la tensión entre ambos estados

Leave a Reply

Your email address will not be published.