Salt and Sacrifice, análisis y opiniones del juego para PC, PS4 y PS5

Salt and Sacrifice no se quiere llamar Salt and Sanctuary 2. Y lo entiendo. Aunque no lo parezca a simple vista, la fórmula ha cambiado bastante. Hay mucha menos exploración a cambio de centrarnos más en el combate, el cooperativo, la persecución y el asesinato de magos. Hablamos de cómo le ha sentado el cambio.

Para mí, Salt and Sanctuary fue un sorpresónPese a un estilo artístico con el que nunca he conectado, tanto su jugabilidad, su mundo como su ritmo me alucinaron. El videojuego original, lanzado en 2016, me gustó como SoulsLike en 2D, pero, sobre todo, por esa faceta tan del de los Metroidvania: darle al jugador habilidades nuevas para disfrutar muchí simo con el camino de vuelta. Seis años des pués nos llega un nuevo título de Ska Studios. Al principio no comprendí por qué no llamaron a este las casi veinte horas que he tardado en llegar a los créditos, lo he comprendido: esto es otra cosaAquí no hay tanta exploración, ni tampoco la necesidad de ir marcha atrás. Salt and Sacrifice está mucho más centrado en el combate, en organizar las peleas y las rutas para que se disfruten especialmente a dobles, en la acción en la movilidad. Si me apuras, hasta te diría que este es el Sekiro de este equipo de desarrollo, salvando las distancias y refirién dome a lo experimental dentro de la trayectoria del estudiol..

Sekiro fue un videojuego hecho para probar cosas. En lo narrativo sirvió para asentar ideas de Déraciné, para construir uno de los mejores sistemas de contraataques de la historia, y para introducir tanto el gancho como el salto a la fórmula Souls. muy parecida esto en Salt and Sacrifice. El parry que tiene es muy exigente, ya no hay esa sensación de ser peregrinos, sino que regresamos a una base central a curarnos, subir de nivel, y aceptamos misiones para matar a magos concretos. lo cambia todo con respecto al primero, tanto cómo Sekiro cambió con respecto a Bloodborne. Se nota que hay muchí simo mimo en el cálculo perfecto de nuestra esquiva con el dash, y también hay una mejora potentísima en lo placentero que es hacer un combo alternando botonesEn lo artístico también hay mucho nuevo; aunque más que nuevo, es distinto. Siguen los mismos diseños de personajes y monstruos con los que no conecto para nada, pero hay un esfuerzo en encontrar una ambientación absolutamente , puertas y cachivaches diferenciales.

Y en esta experimentación, en este pequeño pero complicado ejercicio de volver a empezar, hay aciertos y fallosEl mundo está construido en pequeñas regiones. Hay unos tótems para descansar y viajar a través de ellos a un HUB central en el que mejorar armas, potenciarse y hablar con personajes. Esto genera un bucle de idas y venidas más propio de Destiny que de Dark Souls lo que se diluye mucho la buena sensación de peregrinación del primer juego. Y lo que se nos da a cambio no está a la altura.

Los escenarios no están tan bien construidos y hay muchas situaciones que se repiten. Somos un inquisidor y nuestra tarea es la de matar magos. Viajamos a una zona de tamaño mediano, buscamos magos, los matamos y, mientras tanto, liquidamos t que hacen avanzar la historia o dan acceso a nuevo equipo. Cuando los hechiceros hincan la rodilla en tierra, devoramos sus corazones. Y a medida que nos los comemos, se abren unas puertas u otras del mapa, avanzamos y seguimos.

Salt and Sacrifice es muy diferente a Sanctuary

Salt and Sacrifice análisis

Pero claro, para que esta estructura sirviese para que la aceptá ramos a cambio del viaje del anterior, lo que tendría que ocurrir es que los combates fueran interesantísimos. peleas que tenemos a cambio es como inyectarte dopamina por los ojosSalt and Sacrifice tiene una movilidad más trabajada, y hay evolución tanto en su dash como en su parry. Nuestro protagonista empieza el juego pudiendo rebotar en las paredes y aprende a usar el gancho a poco de empezar. También pue de correrTodo esto se usa para perseguir a los magos por los escenarios, porque se muestran pero luego huyen, y en su escapatoria van liberando enemigos. más ya liberarnos de hordas de enemigos; pero estas situaciones se suceden con demasiada regularidad y acaban haciéndose repetitivas.

Salt and Sacrifice PC

Además, aunque las mecánicas de nuestro personaje se sientan más finas, los enemigos finales realizan acciones de sobra conocidas y ya vistas. Hay mucho déjà vu. bien para llegar al nivel de excelencia del primer títuloEs como si Ska Studios estuviese probando cosas para salirse de este género o aportar algo nuevo y diferente. Pero hay algo que sí tengo que reconocerle: en cooperativo, el juego es muy divertidoAntes no dije que se parecía a Destiny por decir. Esta estructura en forma de misiones, con una exploración más limitada y comedida, consigue que jugar con un amigo sea más llevadero. tí tulo quiere apuntar: a ser un tí tulo multijugador en el que cumplir encargos con colegasAsí que si lo que necesitá is en este momento es un Souls a dobles, id a por él. Además, el juego sale muy bien de precio. Está a 16 euros en Epic Game Store y, honestamente, por ese precio merece mucho la pena echarle el guante.

Hay muchas ideas con potencial, pero no acaban de cuajarAunque comprendo perfectamente lo que Ska Studios ha intentado hacer con Salt and Sacrifice, y aunque no es para nada un juego malo, he de decir que no me ha terminado de funcionar. Hay experimentación y cosas nuevas a medias, y lo que se ha quitado del original no está compensado por lo que se ha puesto a cambio. En dobles, el título funciona mejor, lo que demuestra que quiere ser menos SoulsLike y más cooperativo de misiones y acciónLo he disfrutado, me he comido muy a gusto los corazones de todos esos magos, he vuelto a experimentar esa forma tan chula de subir mis estadístic as a través de un árbol de habilidades, pero ese puntito de genialidad del primero no está tras propuestas tan buenas como Blasphemous o Ender Lilies, hasta se siente algo viejito.

Leave a Reply

Your email address will not be published.