Messi, el Lión de Wembley

Sonríe Lionel Messi. En realidad, es más que eso. Es feliz de toda felicidad. Vuela Lionel Messi. En realidad, es más que eso. Vuela en la cancha, pero también en los brazos de sus compañeros de la Selección, que lo levantan en el aire, que le rinden honores, que disfrutan de verlo así, que hac para sacarse una foto con él. Con él y con la copa, como fue en Brasil, como le pasaba en el Barcelona.

Se ilusiona Lionel Messi. Y con él, todos los hinchas argentinos. Los 70 mil que coparon Londres pero también los 45 millones que lo ven así, como nunca antes se lo vio, con otro título entre sus brazos, con el mis al escenario (así en el Maracaná como en Wembley, golpeando la base del trofeo), con el mismo “dale campeón” que se acostumbró a gritar. Porque sí, Leo, ¿ o no hay nada más lindo que eso? Vos que lo sufriste tanto, vos que que te angustiaste hasta las lágrimas, vos que llegaste a decir que la Selección no era para vos … Mirá si no iba a ser para vos, capitá. Mirá si te ibas a perder todo esto …

Leo y, detrás, la inmensidad del mítico estadio de Londres. (REUTERS)

Leo y, detrás, la inmensidad del mítico estadio de Londres. (REUTERS)

Mirá también

El uno por uno de los que le pidieron foto a Messi

Disfruta Lionel Messi. Disfruta de jugar en la Selección Argentina como antes lo hacía en el Barcelona. O quizás, un poco más. “Fue una final hermosa”, dijo. Su primera de finición post partido también define su momento, el del equipo, este nuevo título en menos de un año. Pasaron 28 sin nada y ahora, en 11 meses, su cinta de capitán ya alzó dos copas.

“La verdad es que es lindo acostumbrarse a ganar. Además, no sé cuántos partidos llevamos sin perder (32). de sus rivales, des pués del abrazo emotivo con el otro Lionel, con el Profe Luis Martín y con su amigo Di María, con el que juega de memoria y ahora, sin mochila, así, cada vez mejor.

Mirá también

Dybala: el gol, la pelea por un lugar y su futuro

Jugó para 10 Lionel Messi. ¿ Perocómo, si Is he no hizo goles? Jugó para 10 porque fue, sin dudas, su mejor final con la Selección, algo que también se le reclamaba. Una deuda así de chiquita, pero que persistía, aun des pués de la conquista en el Maracaná. Pero jugó para 10, además, porque aun sin convertir, asistió. Como en esa jugada previa al 1-0, en la que aguantó a Di Lorenzo, la guapeó y se la sirvió a Martínez debajo del arco. , pero cuando me lo pude sacar de encima y vi a Lautaro mejor posicionado ”, contó. Ah, también se sacó un 10 en compañerismo.

Messi hizo un partido perfecto porque, además, fue el que rompió el partido. No sólo por esa acción del 1-0, sino porque antes ya había enloquecido a los italianos con otras dos jugadas picantes, en esa versión que, vaya paradoja, no venía teniendo: explosivo, gambeteador, desequilibrante en el uno contra uno, picante.

Leo, otra vez con la Copa en alto. (REUTERS)

Leo, otra vez con la Copa en alto. (REUTERS)

Mirá también

Gorosito, tras el 3-0 a Italia:

Messi, en efecto, jugó un partido para 10 porque a esa lucidez para conducir, para atacar, también le aportó defensa, coraje. Hasta se tiró al piso. Hasta se comió un codazo tremendo de Bonucci en el área. Hasta most ró de nuevo ese e spíritu de batalla que lo hace to davía más líder, más capitán.

“Cuando estamos juntos nos contagiamos, pasa eso. Sacamos fuerzas de donde no tenemos, Este grupo viene jugando así, sabe que no puede dar ventajas, porque en el fútbol hay mucha igualdad y los detalles definen”, explicóes ley de uno para todos y todos para uno, con él como centro de esa escena.

Si a este Messi brillante sólo le faltó el gol, fue por culpa de la pelota. ¿ Cómo? “Me la cambiaron. La que entrenamos era diferente, más liviana. Ésta era más pesada. Ya venía fastidioso, a la otra le había encontrado el punto”, contó

Mirá también

Messi al aire y el canto emotivo de sus compañeros

Intentó varias veces poder convertir, pero no se le dio. (AFP)

Intentó varias veces poder convertir, pero no se le dio. (AFP)

Mirá también

Video: la emoción de Scaloni al hablar de su familia

Y hasta confesó su deseo de convertir. “Tenía ganas de hacer un gol, sí. Y cuando vi que Italia no nos lastimaba, por ahí hice una de más”, reconoció. Si no pudo festejar fue porque Donnarumma, su compañero en , le tapó una, dos, tres y no le dejó gritar su gol 82 en la Mayor, en sus partido 162 y en sexta final de celeste y blanco. Eso sí, no le impidió lograr su título 40.

Tiene los pies sobre la tierra Lionel Messi. “¿Si des pués del Barsa, éste fue el equipo que mejor integré? No, son palabras mayores. Esta Selección va bien, hicimos un segundo tiempo espectacular”, bajó la euforia, a pesar de la exhibición en el mismísimo Wembley. “Ojalá lleguemos así al Mundial. Todavía tenemos que crecer, pero este equipo le puede pelear al que sea, demostró que está para cualquier cosa”, agregó el 10.

“Que de la mano, de Leo Messi, todos la vuelta vamos a dar”, fue el grito final de sus compañeros. El Lión de Wembley. El que nos hace ilusionar.

Messi, en jugadas

..

Leave a Reply

Your email address will not be published.