“La primera vez que me declaré a mi madre tenía tres años”: así empieza “La insumisa”, la autobiografía de Cristina Peri Rossi

Peri Rossi. Ahora cuenta su vida. EFE / MG
Peri Rossi. Ahora cuenta su vida. EFE / MG

“Pretendía casarme con ella”, dice, sin anestesia y con ternura, la narradora de La insumisala nueva novela Cristina Peri Rossi, la uruguaya que ganó el Premio Cervantes en 2021. “Ella” es la madre y La insumisa se presenta como un texto auto biográ fico.

En sus páginas la autora trata de responder a una pregunta clave: có mo ha llegado a ser quién es. momento de la vida (yo me la hice desde la infancia), por qué soy quien soy y como soy. Y no olvidemos la edad. A mi edad es frecuente la evocación ”, supo decir la autora, que nació en 1941 en Montevideo.

Su época y su ciudad natal, cree Peri Rossiaparecen en este libro: “Creo que la novela no flota solo en el ámbito del yo, refleja de manera indirecta algo del Montevideo de los años 40 al 60, un barrio popular, El Reducto, una clase social y un pueblo del interior” , dijo.

“La insumisa”. El libro de Cristina Peri Rossi. (Foto EFE / Federico Anfitti)

La insumisa se publicó por primera vez en España en 2020, por la editorial española menoscuarto, que ahora lo edita por primera vez en la Argentina.

La autora nació en una familia de inmigrantes italianos y su padre murió cuando ella era joven. Las figuras fuertes a su alrededor fueron esa madre con la que quería casarse y un tío comunista con una gran biblioteca. una biblioteca pública donde se encontró con un libro que le cambiaría la vida: El segundo sexode Simone de Beauvoir, una Biblia del feminismo.

Nunca con cretaría el amor con su madre pero sí con otras mujeresa quienes dedicó poemas sensuales. En 1963 sacó su primer libro; eran cuentos. En 1969 salió su primera novela, El libro de mis primos. Que le daría muchas satisfacciones, entre ellas una carta de Julio Cortázar expresándole su admiración. Cortázar sería su amigo, le hablaría de amor, le escribiría poemas (y ella contaría ese vínculo en otro libro, Julio Cortázar y Cris).

Activa en política, en 1972 -poco antes de que empezara la dictadura en Uruguay- Peri Rossi se fue a vivir a Barcelona “hasta que amaine”. Y nunca volvió.

En 2021 fue la ganadora del Premio Cervantes, la distinción mayor de la literatura en español. Porque estaba enferma su premio lo recibió, en su nombre, la actriz Cecilia Roth. En el discurso que leyó Roth, Peri Rossi hablaba de su vida. De los libros que la marcaron; el el Diario de Ana Frank y el Quijote..

En 2019 había recibido el Premio Iberoamericano de las Letras José Donoso, que otorga la Universidad de Talca, en Chile. Antes, el Don Quijote de poesía y muchos más.

Ahora repasa su vida ella misma. Así:

Primer amor

La primera vez que me declaré a mi madre, tenía tres años(según los biólogos, los primeros años de nuestra vida son los más inteligentes. El resto es cultura, información, adies tramiento). pretendí a casarme con ellaEl matrimonio de mi madre (del cual fui un fruto temprano) había sido un fracaso, y ella estaba triste y angustiada. Los animales domésticos comprenden instintivamente las emociones y los sentimientos de los seres y procuran a compañar los de tres años.

El escaso tiempo que mi padre estaba en casa (aparecer y desaparecer sin aviso era una forma de poder) discutían, se hacían mutuos reproches y por el aire —como una nube negra, de tormenta—planeaba una oscura amenaza. mi madre y yo éramos una pareja perfecta. Tenía mos los mismos gustos (la música clásica, los cuentos tradicionales, la poesía y la ciencia), compartía mos los juegos, las emociones, las alegrías y los temores. Qué más podría pedirse a una pareja? No éramos, por lo demás, completamente iguales. A los tres años yo tenía un agudo instinto de aventura, del que mi madre carecía (o el matrimonio lo había anulado) y la flora que a mi madre le parecía un poco vulgar. Aun así, me permit ió criar un zorro, un malhumorado avestruz y varios cone jos.

Pero a diferencia de mis progenitores, mi madre y yo, siempre que surgía un conficto, sabía mos negociar. Cuando me encapriché con un bebé de elefante, en el zoo, y manifesté que no estaba dispuesta a regresar a casa sin él, mi madre. ofreció, a cambio, un pequeño ternero, que pude criar en el jardín trasero. Mi padre, ese día, hizo asado.)

“Yo estaba dispuesta a protegerla (algo que mi padre no había hecho), aunque yo misma estuviera asustada muchas veces: el amor es generoso”

Mi madre escuchó muy atentamente mi proposición(Siempre me escuchaba muy atentamente, como debe hacerse con los niños.) Creo que se sintió halagada. El desgraciado matrimonio con mi padre la hacía sentirse muy desdichada, y necesitaba ser amada tiernamente, respetada, admirada; más un fuerte deseo de reparación) yo se los of recía de manera generosa y desprendida, como una trovadora medieval.

Después de haber escuchado atentamente mi proposición, mi madre me dijo que ella también me quería mucho, que era la única alegría de su vida, más bien triste, y que agradecía mi afecto, mi comprensión y todo el parecieron unas palabras muy justas, una adecuada de scripción de nuestra relación. Ahora bien —me explicó mi madre —: nuestro matrimonio no podía celebrarse, por el momento, dado que yo to da vía era muy pequeñaEra una razón que yo podía comprender. Mi madre era una mujer bellísima (tenía unos enormes ojos «color del tiempo». . Yo estaba dispuesta a protegerla (algo que mi padre no había hecho), aunque yo misma estuviera asustada muchas veces: el amor es generoso.

“No desestimó mi proposición, no me decepcionó, sino que estableció un motivo razonable y justo para posponer nuestra boda.”

Siempre le agradeceré a mi madre que me hubiera dado esa respuesta. No desestimó mi proposición, no me decepcionó, sino que estableció un motivo razonable y justo para posponer nuestra boda. Además, me estimuló a crecer. era bastante inapetente), acepté las vitaminas y el horroroso aceite de hígado de bacalao, con la esperanza de acelerar mi crecimiento, y alcanzar, por fn, el tamaño y la edad sufcientes como para casarme con ella.

Por entonces, los parientes, los vecinos y todos esos adultos tontos y fracasados ​​tenían la fea costumbre de preguntar a los niños qué harían cuando fueran mayores. Imaginaba un futuro celestial, lleno de paz y de armonía, de lecturas fabulosas, paseos apasionantes, veladas de ópera (mi madre tenía una maravillosa voz de soprano), ternura, complicidad y felicidad. Qué más podía pedir una pareja?

Mientras crecía (más lentamente de lo que yo hubiera deseado) renovaba, cada tanto, la promesa de matrimonio que le había hecho a mi madre. Un amor eterno, delicado, fiel y cortés

SEGUIR LEYENDO

Recuperan el libro erótico de Cristina Peri Rossi, la última Premio Cervantes: aquí, cuatro fragmentos intensos
Feminismo, erotismo y mucha literatura: Cristina Peri Rossi, la poeta feroz que ganó el Cervantes

Leave a Reply

Your email address will not be published.