la Policía reconoció que se equivocó y entró tar de al colegio

“Fue la decisión equivocada”. El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas admitió este viernes que fue un error que más de una docena de oficiales esperaran afuera de la puerta de un aula mientras un tirador mataba a niños a dentro.

“Con el beneficio de la retrospectiva, donde estoy sentado ahora, por supuesto que no fue la decisión correcta, fue la decisión equivocada, no había excusa para eso”, dijo el director de DPS, el coronel Steven McCraw, a los periodistas.

La admisión se produce días des pués de que 19 niños de alrededor de 10 años y dos maestros fueran asesinados a tiros en la escuela primaria Robb en Uvalde, Texas, el martes, por un joven de 18 años que portaba un fusil AR15

Al menos 19 policías esperaron afuera de la puerta del aula donde el sospechoso estaba disparando porque un oficial al mando en la escena creía que era un “sujeto con barricadas” y no un tirador activo. Se equivocó.

La decisión de esperar por más de una hora se dio a pesar de que una niña de 10 años había llamado al número de emergencias 911 desde adentro del aula suplicando a la policía que fuera pronto al lugar, dijo McCraw.

Una protesta contra el libre acceso a las armas, frente a la Convención Anual de la Asociación Nacional de Rifle, este viernes en Houston, Texas. Foto: BLOOMBERG

Una protesta contra el libre acceso a las armas, frente a la Convención Anual de la Asociación Nacional de Rifle, este viernes en Houston, Texas. Foto: BLOOMBERG

“Por favor, manden a la policía ahora”, dijo la nena.

“No estuve allí, pero les digo por lo que sabemos”, informó McCraw a los periodistas. “Cuando hay un tirador activo, las reglas cambian, ya no es un sujeto con barricadas, no tienes tiempo”, agregó.

Duras críticas

La admisión oficial de la demora llega en medio de fuertes críticas de los padres quienes, según videos y numerosos testimonios, aguardaban desesperados el martes esperando que la policía actuara mientras un estudiante de secundaria de 18 años una carnicería en un salón de clases de cuarto grado.

Después de dispararle a su propia abuela, Ramos chocó su vehículo cerca de la escuela, disparó a dos personas que pasaban por allí y luego entró al centro educativo por una puerta que no estaba cerrada con llave.

Policías y funcionarios frente a la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas, tras la matanza de este martes. Foto: AP

Policías y funcionarios frente a la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas, tras la matanza de este martes. Foto: AP

La policía entró minutos des pués, pero retrocedió por los disparos y pidió refuerzos. Un equipo táctico con agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos entró y mató al pistolero “aproximadamente una hora des pués”.

Mientras tanto, policías evacuaron a estudiantes y maestros y trataron sin éxito de negociar con el asesino, quien los detuvo con disparos de rifle.

Los padres esperaban desesperados afuera y pedían a las fuerzas de seguridad que entren al lugar. E incluso varios se ofrecieron a ingresar ellos mismos a la escuela.

Paradójicamente, hace dos meses, el distrito escolar de Uvalde organizó una capacitación de tiradores activos para oficiales, utilizando materiales de instrucción que dicen que la prioridad para los uniformados que responden es detener el asesinato enfrentando r

En la conferencia de prensa, que tuvo momentos tensos, McCraw dijo: “¿Qué les digo a los padres? No tengo nada que decir a los padres, aparte de lo que sucedió. denunciar los hechos, para que tengan los hechos ”.

En una entrevista con CNN el jueves, el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Chris Olivarez, había defendido de una manera insólita el operativo diciendo que no habían ingresado porque los uniformados podían haber sido baleados.

El periodista le pidió al oficial que explicara “qué estaba haciendo exactamente la policía durante 60 minutos mientras el tirador permanecía en esa clase matando a esos niños y maestros”.

Olivarez dijo que, si bien el objetivo de las fuerzas del orden durante situaciones de tiradores activos como la de Uvalde es detener el asesinato y preservar la vida, los oficiales inicialmente no sabían dón de se encontraba Ramos cuando

“En ese momento, si seguían sin saber dón de estaba el sospechoso, podrían haber recibido disparos, podrían haber sido asesinados, y ese pistolero habría tenido la oportunidad de matar a otras personas dentro de esa escuela”

Poco des pués de cumplir 18 años, Ramos compró en una tienda de armas local, Oasis Outback, un rifle AR-15 que había encargado en internet a un fabricante del estado de Georgia, y que luego utilizó para su matanza en la escuela.

Tras la tragedia, el negocio sigue abierto, aunque con presencia de la Policía estatal en la puerta y con un empleado que vigila si se acerca cualquiera que parezca periodista para impedirle entrar en el edificio y expulsarlo de inmediato.

No está claro que vaya a haber consecuencias para el comercio, que ya vivió un momento complicado cuando hace unos años vendió 10.000 balas en un solo día a un empresario que las hizo llegar a carteles en México, según el diario San Antonio Express

Es que en Texas no hay límites a la cantidad de munición que puede comprarse y es completamente legal que alguien de 18 años compre un rifle de asalto, que permite múltiples disparos en muy poco tiempo, a pesar de que, paradóji obligaría a esperar hasta los 21 si quisiera adquirir una pistola.

Así Ramos, que por ley no podría tomar una cerveza ni ir a un bar o bailar en una discoteca, pudo comprarse tranquilamente su fusil a los pocos días de haber cumplido 18 años.

Washington, corresponsal

..

Leave a Reply

Your email address will not be published.