la Comisión Europe a anunció el fin de la venta de autos a combustible para el 2035

Una de las señales más claras está dirigida a la industria del motor. Por ejemplo, Bruselas ha propuesto que a partir de 2035 no se puedan vender turismos ni furgonetas nuevos que emitan dióxido de carbono, lo que en la práctica significa vetar los motores de gasolina, diésel, gas e híbrido..

La Comisión se alinea así con lo que ya estaban proponiendo algunos países — España en su nueva ley de cambio climático había fija do ese veto para 2040—, con lo que varias firmas europeas, como Volvo o Volkswagen, habían puesto preferencias que están mostrando en gran medida los consumidores. La medida es un mensaje a los fabricantes europeos para que aceleren su transformación hacia el coche el éctrico y una advertencia a las firmas de fuera para que cambien si quieren seguir ha

Aunque importante, el veto a los coches de combustión no es la única medida que ha puesto sobre la mesa este miércoles la Comisión. Bruselas, de hecho, se ha convertido en la capital mundial de la lucha contra el cambio climático con la aprobación de primeros proyectos legislativos para acelerar drásticamente la reducción de emisiones de efecto invernadero durante esta década. fijación de las primeras medidas concretas para alcanzarlo. El plan, bautizado con el estrambótico nombre en inglés de Fit for 55 (en forma para el 55, en inglés), incluye también el objetivo de duplicar las energías renovables hasta alcanzar el en 2030, la fijación por primera vez de objetivos obligatorios de eficiencia en ergética y el endurecimiento de las condiciones del mercado de emisiones para elevar el precio d e la tonelada de CO. Además, se obliga al sector del transporte y al de la vivienda a crear su propio mercado de emisionesTodo ello se complementa con un mecanismo de ajuste en fronteras que a partir de 2026 penalizará las importaciones en ciertos sectores de compañí as cuya producción no se ajuste a los estándares europeos de limpieza.

“La economía de los combustibles fósiles ha llegado a sus límites”, ha sentenciado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tras la aprobación de toda una batería de propuestas legislativas. también buenos empleos y un crecimiento que no dañe a la naturaleza ”, ha añadido la dirigente europea.“ Las metas climáticas ya no son solo un objetivo político, sino también una obligación legal ”, ha afirmado la presidenta de la Comisión.

Transporte

Entre los cambios más visibles figura la prohibición de coches con motor de combustión a partir de 2035. Para que no se le tilde de premiar una tecnología sobre otra, la Comisión utiliza como referencia las emisiones de CO —el principal gas de efecto invernadero de los vehículos. En 2030, los turismos que se vendan deberán emitir un 55% menos de este gas (tomando como referencia las emisiones actuales). Para 2035, la reducción deberá ser del 100%, con lo que ya no podrán venderse coches nuevos y furgonetas de combustión. Los vehículos que ya estén en circulación podrán seguir en activo.

La apuesta por el vehículo el éctrico o con el combustible de hidrógeno — pensando en camiones y transporte aéreo y marítimo — llega a compañada de objetivos para desarrollar la imprescindible infraestructura de repostaje. de electricidad cada 60 kilómetros en las principales vías. Y cada 150 kilómetros en el caso del hidrógeno.

El transporte y la vivienda, además, se incorporarán a un nuevo mercado de emisiones, en el que partici parán las compañí as que suministran energía a esos sectores. Bruselas espera que la fijación de un precio de las emisiones de La Comisión considera imprescindible la medida para acelerar la reducción en sectores de los que proceden gran parte de las emisiones.

Leave a Reply

Your email address will not be published.