¿ El último fenóme no pop en España? Una filóso fa trans de 21 años

Elizabeth Duval retratada esta semana por Infobae en la terraza del Hotel Catedral de la Ciudad de México (Foto: Karina Hernández / Infobae)
Elizabeth Duval retratada esta semana por Infobae en la terraza del Hotel Catedral de la Ciudad de México (Foto: Karina Hernández / Infobae)

En los últimos dos años, Elizabeth Duval se ha transformado en un personaje inescapable en el panorama me diático de España, compitiendo en cantidad de titulares en la prensa con personajes como la política madrileña isabel Ayuso o la cantante Rosalía se trata de alguien que se gana la vida con la escritura sino especialmente porque Duval es una chica trans que vive en París y tiene apenas 21 años.

En ese tiempo, mientras obtenía sus títulos en Filosofía y Filología francesa en la Universidad de la Sorbonne, Duval publicó 4 libros (el poemario) Excepciónla auto ficción Reinaslos ensayos de Des pués de lo trans y la novela Madrid será la tumba), escribió incontables columnas para los principales medios ibéricos, fue objeto de adoración de Vanity Fair, condujo un popular podcast y hasta apareció en el video de Ateoel hit de otros colegas iconoclastas como C.Tangana y Nathy Peluso.

Esa fama súbita e infrecuente en su combinación de elementos históricamente enfrentados (popularidad más prestigio más) coolness) la han transformado no solo en un representante del electorado juvenil post-Pablo Iglesias sino en -muy a su pesar- portavoz del activismo trans en España, en un momento crítico sobre sus derechos en buena parte del mundo, incluyendo el país ibérico.

Pero tal vez más sorprendentemente, Duval es ese raro fenóme no me diático cuya fama está más que justificada, y quienes hayan podido escucharla hablar apenas 3 minutos en una entrevista pueden dar fe de ello de inteligencia, con respuestas punzantes, cultivadas y perfectamente claras, ya sea que esté hablando de la relación entre progresismo y derechos LGBT +, la actualidad política en Francia o cualquier otro tema. Resulta lógico entonces que des del gobierno de Pedro Sánchez y nueva estrella de la izquierda es pañola- hayan intentado seducir a Duval -sin suerte por el momento- de cara a las próximas elecciones, en la que un triunfo de la derecha parece el resultado más pos.

“No voy a ir en listas, dejame desmentirlo de nuevo. Pero sí estaré dando apoyo externo, que es algo en parte que ya estoy haciendo, y no solamente a Yolanda [Díaz] sino también a otras fuerzas progresistas de España ”, le dice Duval a Infoboae desde la capital mexicana, donde estuvo esta semana participando del ciclo Conversatorio del Centro Cultural de España en México (unos días antes había sido) Cuenta, realizado en Guatemala).

Duval, durante su reciente participación en el festival
Duval, durante su reciente participación en el festival “Centro américa cuenta”, realizado en Guatemala.

Se trata de su primera visita a una región que, dice, ha sido importante para sus lecturas de adolescencia. “Han sido un montón los textos latinoamericanos que leí en esa época. Cortázar, las historias de Borges, Trilce de César Vallejo, y los diarios de Pizarnik también ”. Pero no se trata solo un resabio del pasado:“ Recientemente una editorial es pañola publicó una reedición de Pedro Lemebel que también me interesó muchísimo ”, cuenta.

Duval no está en América Latina para la promoción puntual de algunos de sus más recientres libros, pero es interesante preguntarle por su última novela, en la que parece querer dejar atrás las temáticas trans (”estoy hasta el coño de lo en Des pués de lo trans, más un cuestionamiento a la obsesión de los medios al entrevistarla que una confesión sobre su propia postura) para embarcarse en una historia más política. Se trata de una de de cción permanente la suya?

Su respuesta es mitad autora, mitad brand manager: ““No quería darle al público más de lo mismo. La novela surge porque [la editorial] Lengua de Trapo propone esta idea de hacer una serie de libros tomando episodios de la historia de España des de el 68, y yo a partir de eso escojo libremente un momento, que en mi caso es un episodio muy menor pero que conocía bien porque yo estu militando un año en la organización en la cual se basa la novela, una comuna. Lo cojo y concibo la historia a partir de ello, pero no tanto consciente o notoriamente consciente, simplemente quería hacer algo que no fuese igual a lo que había hecho o que tratara el mismo tema ”.

El trasfondo político de la novela, que gira en torno a dos grupos extremistas en pugna, resulta lógico considerando la propia biografía de Duval, quien ha dicho que el advenimiento del movimiento de los Indignados en España y Podemos fue ciudadana.

“Fueron varios factores en mi despertar político, y la aparición de la gente de Podemos en las televisoras españoles definitivamente fue uno de ellos. Pero también tuvieron que ver con mis primeras lecturas de Marx, Rousseau, Judith Butler, y tenía 16 años en un pequeño grupo marxista. Y por supuesto el hecho de tomar conciencia de las desigualdades sociales y tomar contacto con la causa feminista ”, dice.

Ícono pop literario ... Elizabeth Duval (Foto: Karina Hernández / Infobae)
Ícono pop literario … Elizabeth Duval (Foto: Karina Hernández / Infobae)

Esa introducción de la vida real entre tantas lecturas y teoría política también es esencial es la propia filosofía de vida de Duval, quien minimiza -creíblemente- con modestia su apabullante racha editorial, aunque concede se sienta intimidada por ella. Pero Duval descarta tener espíritu de overachiever.

“Soy una persona muy poco disciplinada, no tengo horarios fijos. Trabajo más bien por ráfagas de energía. Es decir, consigo hacer muchas cosas y ser muy eficiente cuando trabajo, es cierto, pero no creo que esté haciendo una persona quisiera escribir yo no le recomendaría particularmente la reclusión o el aislarse del mundo porque me parece que dentro del mundo se encuentran cosas frecuentemente mucho más interesantes que en la literatura. Hay sacrificios de tiempo, hay sacrificios de horas de sueño, sí, pero al menos nada más de ese tipo y no los otros que implican no vivir ”.

Uno de los sacrificios que ha tenido que enfrentar es que se le pida una y otra vez sus opiniones en torno a “lo trans”, algo que ha definido la primera parte de su carrera, de presentación en sociedad, pero mucho menos en la actualidad . ¿ La realidad -considerando el debate sobre la llamada Ley Trans en España, por mencionar apenas un tema- la de jará?

“Cada vez siento menos que hablar sobre ello es una exigencia, sobre todo des pués de publicar Des pués de lo trans. Yo bromeaba mucho diciendo que había tenido que hacer un libro sobre lo trans para que dejaran de preguntarme tanto sobre lo trans. Para que dejaran de catalogarme como artista trans. Pero realmente es así, las intervenciones que hago, en las mesas que partic ejemplo, no tienen nada que ver con lo trans. Pero lo más cansino no es que me estén pidiendo pronunciarme sobre eso sino tener que lidiar en Internet con ciertas reacciones de cuentas haciendo los mismos chistes hostiles e incomprensibles. porque coincide con un momento de debate completamente estéril. A mí no me interesa seguir hablando sobre lo trans, pero incluso si me interesara, tampoco podría hacerlo, porque no hay debates serios en este momento. bien ”.

Para despedirnos, le preguntamos qué piensa de la posibilidad de que -según indican todas las encuestas- el próximo gobierno en España sea una colición entre el Partido Popular y el ultraderechista Vox. Significaría la extensión de su estadía en Francia?

“En realidad diría que lo contrario. Es en esos momentos que parecen más duros es cuando uno más hace falta. Así que podría ser que vaya a sentir que tengo que volver para quedarme y luchar contra eso”.

SEGUIR LEYENDO:

Centro américa Cuenta: el debate sobre la diversidad en un encuentro marcado por el vuelco anti democrático en la región
Los varones trans también existen: empezá a leer “Siempre estuve ahí”, de Oliver Nash

Natalia Lacunza podría ser la nueva gran estrella del pop en español. ¿ Is she Está preparada?

Leave a Reply

Your email address will not be published.