El caso Lola Chomnalez: a partir de un medio hermano, y con una técnica novedosa, la genetista des cubrió al presunto asesino

“Mi motivación en todo esto fue la familia Chomnalez. Su caso me con movió muchí simo”. Así lo expresó, en una conferencia de prensa, la genetista Natalia Sandberg, directora del Registro Nacional de Huellas Genéticas del Ministerio del Interior de Uruguay e ideóloga de la innovadora técnica con la que se logró identificar, a través de una compleja pesquisa de ADN, al presunto homicida de Lola Chomnalez,, la adolescente argentina asesinada a fines de diciembre de 2014 en el balneario de Barra de Valizas, en el departamento de Rocha.

“Esto surgió hace dos años. Fue un trabajo incansable de todo el equipo de la Policía Científica, del juez, Juan Manuel Giménez, y de los investigadores. En un primer momento, cuando surgió la idea, que hasta aquel entonces no tenía precedentes lo consulté con distintos colegas de distintas partes del mundo y todos me dieron su apoyo. Eso me dio la confianza científica para hacer este hallazgo ”detalló Sandberg.

Sandberg se planteó realizar una variación en las configuraciones de búsque da del software del FBI utilizado por la Policía Científica uruguaya para cotejar los ADN criminales, cuya utilidad no era la de realizar búsquedas de familiaridad. La especialista y su equipo de criminalistas debieron encontrar las técnicas para “Desafiar” al programa y, finalmente, dar con el acusado.

Natalia Sandberg fue la encargada de desarrollar la técnica innovadora que dio con el presunto asesino de Lola Chomnalez
Natalia Sandberg fue la encargada de desarrollar la técnica innovadora que dio con el presunto asesino de Lola Chomnalez

“Básicamente, la línea de investigación primaria surgió basándose en el principio de que hay familias de delincuentes en nuestra base de datos. Al día de la fecha tenemos más de 80 mil perfiles genéticos. Uno puede ver, desde el punto de vista genético, que hay familias enteras de los criminales. Entonces traté de usar eso que me aportaba lo que yo estaba viendo para poder convert hallazgo genético ”, explicó la directora del Registro Nacional de Huellas Genéticas.

Según de talló, desde un principio pasaron por todo tipo de frustraciones, porque no se daban los resultados esperados, sumado a que se trataba de un caso con un grupo familiar complejo en la mira, que lejos estaba de ser una familia tipo, por lo que los perfiles genéticos estaban incompletos. “Lo más destacable es que nunca bajamos los brazos”..

Las muestras, que finalmente terminaron dando con la identidad de Leonardo David Sena, un hombre de 39 años con antecedentes por violencia de género en 2003 y violación en 2009, fueron las halladas en un rastro de sangre que dejó el presunto asesino en una toalla y en el DNI de Lola, encontrados en una mochila que llevaba la adolescente cuando le arrebataron la vida.

En un principio, las pruebas se cotejaron con la base de datos criminal del Registro Nacional de Huellas Genéticas, y no dieron ningún dato positivo en la comparación. Esto se debió a que la base de datos fue creada recién en 2011, cuando fue promulgada la ley, dos años des pués del último antecedente delictual registrado de Sena.

Lola Chomnalez, la joven argentina asesinada en el balnearo de Valizas en Uruguay
Lola Chomnalez, la joven argentina asesinada en el balnearo de Valizas en UruguayArchivo

Durante varios años, la causa se mantuvo en un letargo. Hasta que finalmente ingresó al registro un perfil genético que aparentemente tendría algún tipo de parentesco con este perfil “fantasma”. En un principio se recurrió a la búsque da genética por la patrilínea, sin obtener buenos resultados.

Eso llevó a la genetista a plantear la búsque da a través de la línea materna. De esta manera, los investigadores lograron dar con un perfil femenino, probablemente, de la madre de este individuo. Encontraron en la base de datos, ahora sí, a un hombre que estaba vinculado con un triple homicidio de prefectos en el Cerro Pan de Azúcar. hallado en la toalla y el DNI de Lola. Ese preso tenía la misma madre que el fantasma del caso Chomnalez. Estaban cada vez más cerca.

Contactaron a la madre de aquel preso conocido. La mujer aportó voluntariamente una muestra de sangre. El cotejo de ADN con el que dejó su sangre en las cosas de Lola dio positivo.

La mujer, que en el expediente figura como SMSS, declaró ante la policía que había tenido 11 hijos, entre ellos, Leonardo David Sena. Dijo que lo dio en adopción y desde chico él vivió con una familia en La Paloma o Rocha. 11, ocho eran varones, y tres tenían antecedentes, pero sus huellas de ADN estaban en el registro de Sandberg y ya habían dado negativo en el caso Chomnalez.

Finalmente, otro hecho fortuito allanó el camino: Sena de nunció haber sido víctima de un delito en el Chuy, en la frontera con Brasil. La policía fue a buscarlo, él des mintió cualquier vinculación con el caso y se negó a dar una muestra para un examen genético. Pero se revisó su casa, se tomaron ropa interior y un cepillo de dientes y se obtuvo material para el cotejo de ADN. Y dio positivo.

“El hecho de haber dado con la persona fue realmente emocionante, principalmente en lo personal. Mi sueño era poder ver a la cara a los padres y decirle que yo y mi equipo lo dejamos todo en la investigación ”expresó Sandberg

Por otra parte, la genetista admitió que a lo largo de la investigación se mantuvieron con un “Hermetismo total” y que fue un trabajo muy delicado y muy complejo. “La idea era no avivar a nadie. Ni siquiera los familiares tuvieron acceso a ciertos temas”, remarcó.

“Esto surgió hace dos años. Fue un trabajo incansable de todo el equipo de la Policía Científica, del juez y de los investigadores. El trabajo durante este tiempo implicó darme la cabeza contra la pared un millón de veces. Fue un proceso muy complejo que hoy podemos decir que lo hemos resuelto”Concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.