Dos autos de Fórmula 1 icónicos y originales fueron subastados por más de 7 millones de euros

Nigel Mansell llevando a su rival, Ayrton Senna, hasta los boxes de Silverstone. Ese Williams FW14 fue uno de los autos subastados en Mónaco
Nigel Mansell llevando a su rival, Ayrton Senna, hasta los boxes de Silverstone. Ese Williams FW14 fue uno de los autos subastados en Mónaco

Las subastas de automóviles han sido siempre un nicho que parecía reservado a coleccionistas de alto poder adquisitivo más que a inversores de grandes sumas de dinero. Sin embargo, entre los NFT y cierta inestabilidad de otros negocios como el Real State (negocios inmobiliarios), muchos parecen haber encontrado en las subastas de bienes muy especiales, un modo razonable de adquirir un bien que con el paso del tiempo tendrá más valor y además tiene un significado emocional muy grande.

En marzo de este año, el Mercedes 300 SL Roadster, el auto personal de Juan Manuel Fangio, fue llevado a subasta en Suiza. Si bien no se publicó ni el comprador, ni el monto, los especialistas aseguran que su valor puede haber superado los 25 millones de dólares. En la primera semana de mayo, otro Mercedesen este caso uno de dos únicos 300 SLR Uhlenhaut de 1955fue vendido en una subasta secreta en Alemania, por la cifra récord de 142 millónes de dólares.

Esos son solo ejemplos que confirman que en el mundo de los autos históricos, parece estar viviéndose un momento único por las piezas que se ponen a la venta del mejor postor y por los valores que se están pagando por ellas.

La Ferrari 640 de 1989 fue un auto revolucionario por ser el primero con cambios detrás del volante, pero a la vez, fue el último F1 con tanques de combustibles laterales
La Ferrari 640 de 1989 fue un auto revolucionario por ser el primero con cambios detrás del volante, pero a la vez, fue el último F1 con tanques de combustibles laterales

Durante el fin de semana pasado, en Mónaco, como parte de los eventos alrededor del Gran Premio de Mónaco de autos de Fórmula 1 históricos, dos monopostos originales que eran propiedad del piloto inglés Nigel Mansell, fueron el centro de atracción de la subasta bianual de RM Sotheby’sque regresó des pués de cuatro años a causa de la restricción provocada por el Covid-19.

Se trataba de la Ferrari 640 que usó la Scuderia en la temporada de 1989cuando sus pilotos eran el austríaco Gerghard Berger y el inglés Nigel Mansell. Un auto concebido por el diseñador John Barnardque fue icónico para la Fórmula 1 por dos aspectos. Su forma denominada como “Coca Cola” por la curva que tenía la car rocería para extraer el aire hacia las ruedas traserasy que en una vista cenital representaba una curva similar a la del logo de la bebida gaseosa; y por ser el primer auto en incorporar bieletas detrás del volante para hacer los cambios de la caja de velocidades.

Detrás del volante de Mansell en la Ferrari 640, las dos palancas permitían hacer los cambios de marcha. Fue el primer F1 en adoptar el sistema que tienen todos los autos de carrera de Fórmula en el mundo entero
Detrás del volante de Mansell en la Ferrari 640, las dos palancas permitían hacer los cambios de marcha. Fue el primer F1 en adoptar el sistema que tienen todos los autos de carrera de Fórmula en el mundo entero

Ese auto de 1989 fue, además, el último Fórmula 1 con los tanques de combustible ubicados lateralmente al cockpit del pilotopero tras el accidente de Berger en Imoladonde su auto estalló en llamas tras impactar en la famosa curva de Tamburello, la Federación Internacional del Automóvil decidió que los tanques fueran de trás del pilotocubiertos por una célula de supervivencia similar a la de éste. Así es que el Ferrari 640, fue el último auto de Fórmula 1 con los tanques laterales.

La Ferrari 640 empezó el año 89 con un cubremotor bajo que le daba mejor aerodinámicapero des pués de Mónaco, adoptó la toma de aire superior para alimentar mejor la mezcla de su motor V12. El auto que subastaron es de esta última evolución y no el que ganó la apertura del campeonato en Brasil con Mansell al volante.

El otro auto de Mansell subastado, fue el Williams FW-14 de 1991, otro auto que hizo historia, no por sus títulos, que no consiguió, sino por su significado tecn ológico, igual que la Ferrari. El auto inglés fue el primer modelo que introdujo las suspensiones activas a la Fórmula 1. Esta tecnología permitía a un auto balancear a la perfección su altura electrón icamenteevitando los cambios de distancia al piso por efecto de las fuerzas laterales y longitudinales que accionan sobre un auto.

El Williams FW-14 fue el primer Fórmula 1 en incorporar suspensiones activas, que electrón icamente le daban la dureza y altura justa a cada rueda para un mejor de sempeño
El Williams FW-14 fue el primer Fórmula 1 en incorporar suspensiones activas, que electrón icamente le daban la dureza y altura justa a cada rueda para un mejor de sempeño

Con esta solución, el FW-14 podía mantener el equilibrio aerodiná mico perfecto por asegurar que el aire que pasaba debajo del chasis no tenía variaciones, tanto al acelerar y frenar, evitando que la trompa bajase o subiese de su posición normal, como en curvas, ase gurándose que la suspensión de las ruedas externas se endureciera previamente, para que el auto no tuviera rolido alguno. aerodiná mico, sino también a que las ruedas sintieran menos la fuerza lateral, con lo que su buen estado se conservaba por más vueltas que los autos rivales.

Mansell no ganó el campeonato de 1991 con el FW-14, sino el de 1992, con el FW-14B, pero eso se debió pura y exclusivamente a varios abandonos en las primeras fechas del año, por problemas de confiabilidad, lo que le permitió al brasileño Ayrton Senna ganar las primeras 4 carreras y acumular una diferencia de puntos que las 5 victorias de Mansell a partir del GP de Inglaterra no alcanzaron a descontar. Justamente en Silverstone, nació el apodo de “Senna Taxi” para el Williams de Mansell, ya que al terminar la carrera, y habiéndose quedado el brasileño sin combustible en la última vuelta en su McLaren, parado a un costado del camino, el piloto inglés lo llevó como pasajero hasta los boxes durante su vuelta de celebración por la primera victoria del “auto inteligente”.

Estas historias de ambos autos de Fórmula 1 de Nigel Mansell fueron las que hicieron que ambos tuvieran un significado especial para quién los comprara en la subasta. No fueron autos comunes, marcaron momentos claves para toda la categoría a nivel tec nológico.

Ambos autos permanecieron en el garage de Mansell desde entonces. El inglés nunca los había usado fuera de los Grand Prix en los que participó. Tampoco tuvieron restauración alguna.

La Ferrari se vendió en 3.605.000 euros y el Williams en 4.055.000 euros. Mansell tuvo que luchar con Alain Prost, Ayrton Senna y Ricardo Patrese en 1989, y con el brasileño en 1991. Ahora, sus dos autos de entonces, que tuvieron una ardua pelea también en la subasta, ya que el precio terminó siendo casi 1 millón por sobre el valor estimado previamente para cada uno.

SEGUIR LEYENDO

Rolls-Royce despliega el lujo máximo en una versión del Phantom II
El Batimóvil Tumbler tiene una versión el éctrica realizada en Vietnam
Guayule: el futuro de los neumáticos sustentables se pone a prueba en las carreras

Leave a Reply

Your email address will not be published.