crece la brecha entre los que responden y los que no

Un River partido. O mejor dicho, dos River: el que representa a Marcelo Gallardo (ya los hinchas) versus el que no se reconoce a sí mismo. El que jugó los primeros 60 minutos en Liniers frente al que padeció a Vélez en la última media hora. El que contra Barracas y en el primer tiempo y un rato del segundo en el Amalfitani mostró indicios de que recuperó la mentalidad competitiva al MG contra el que por efecto del paupérrimo nivel de algunos de sus integrantes (y las decisiones del entrenador) ni siquiera la tiene.

River se llevó de Liniers un golpe más fuerte que el del gol del agónico empate. Y ese cimbronazo es que en la cancha donde entró en el tobogán tuvo la radiografía que le faltaba al cuerpo técnico para corroborar lo el River triste ya había insinuado en la noche del 29 de junio: que existe una grieta en su plantel.

Una enorme brecha que al contrario de lo que sucedió con otros planteles en esta era, no solamente es futbolística. Hay una brecha anímica, de carácter, de personalidad, de rebeldía (o falta de ella) entre los 11/12/13 fu hoy pueden ser titulares (Armani; Casco, Paulo / Maidana, Martínez / Pinola, Elías Gómez; Simón, Palavecino, Aliendro, De la Cruz, Beltrán) y la mayoría de sus reemplazantes. Y Gallardo, a poco más de tres meses del final de una comprimida temporada, ya tomó nota. Y subrayó sus apuntes.

Si hasta el domingo a la noche el Muñeco estaba más que inquieto por no poder obtener las respuestas que espera de varios de los refuerzos que él mismo eligió en esta temporada (Pochettino, González Pirez y Juanfer) y también de otros a los que les sigue dando oportunidades que dilapidan (Paradela o Romero, los ejemplos más claros), su disconformismo tuvo y tendrá consecuencias. Esto es:

1) Si Pinola volvió a la titularidad en Liniers ante la ausencia de David Martínez fue porque González Pirez (1.220 minutos en 16 partidos en lo que va del 2022) bajó notablemente en la consideración del DT des pués de sus flojísimos 45’en habilitó a Ojeda en el gol e incluso pudo haber sido expulsado. Por eso no se descarta que al final de la temporada se negocie su devolución al Inter Miami o, en su defecto, se le busque una alternativa a su préstamo por dos años por el que se desembolsó u $ s 1,8 millón.

Pinola, en acción. foto MARCELO CARROLL

Pinola, en acción. foto MARCELO CARROLL

2) Ya es un hecho que no se va a hacer uso de la opción de compra de Pochettino (u $ s 6 millones) en diciembre: la apatía que muestra el volante para dar vuelta su situación (apenas sumó 638’en 19 partidos con una bajísima prestación) exasperó hasta a los más pacientes.

3) Salvo un vuelco abrupto en su rendimiento y / o que acepte un contrato ostensiblemente menor al actual en un contexto financiero di fícil para sostener jugadores extranjeros, asoma más que complicado que el club haga uso de la opción por un año más

Miguel Borja y Tomas Pochettino. Foto Diego Haliasz / prensa river

Miguel Borja y Tomas Pochettino. Foto Diego Haliasz / prensa river

Four) La irritante desidia observada en Pochettino por momentos también es notada en un José Paradela que desorienta, porque pasa de fulgurantes apariciones como las que tuvo contra Lanús -con gol y asistencia de taco incluidas- a actuaciones como terminó en el corner previo al gol con un candor que asombra. De cómo siga su rumbo de acá hasta octubre dependerá que al proyecto de nuevo Nacho le muestren o no la salida.

Five) Con Borja en el plantel, Beltrán con solidándose y Londoño empujando des de atrás, a Braian Romero se le empiezan a achicar las posibilidades, aunque en su caso no es por falta de voluntad ni de energía sino de jerarquía: emblema del sacrificio, lo que se desnuda en cada de finición malograda es que su japanesee irrupción en el clube la regla.

No fue casual sino causal, entonces, que con el ingreso de cuatro de estos cinco jugadores se haya producido el contraste entre los dos river que se vio en el 2-2 ante Vélez. Que de un primer tiempo con el 52% de posesión se haya pasado a un segundo con sólo el 31%, de 11 tiros al arco a apenas 1, de 201 pases a 126 y de tres corners, a ninguno.

Aunque peor que lo est a dístico es que en la práctica haya habido un deja vu: como en la ida de la Copa, Véle z otra vez se lo llevó puesto, lo duplicó en intensidad, lo superó físicamente y lo puso a jugar en un tercio de la canchael que está más cerca del arco de Armani, hasta empatarle. Empatarle y, por consiguiente, devolverle (a Gallardo, a su grupo de trabajo y también a los dirigentes) algunos de los interrogantes que parecieron haber encontrado res por Copa Argentina.

Un River partido. Dos RiverUn mundo de diferencias que se amplían mientras siguen llegando refuerzos (Borja y Solari), se invierten millones (hasta ahora van u $ s 25 en 11 incorporaciones) y las dudas reaparecen.

Este martes, Gallardo hablará con la prensa

Como había pasado tras las derrotas ante Huracán y Godoy Cruz por la Liga Profesional, Marcelo Gallardo, seguramente otra vez disgustado por el funcionamiento de su equipo y el agónico empate de Vélez, suspendió la conferencia de prens el estadio Amalfitani. Se marchó en silencio, nuevamente. Finalmente, lo romperá este martes post práctica matutina en el River Camp. Así, el DT de River podrá dar su opinión de varios temas …

Mirá también

Gallardo habla este martes en conferencia

..

Leave a Reply

Your email address will not be published.