Barracas Central –Boca, por la Liga Profesional: el Xeneize sube escalones, crece como equipo y supera las dificultades menos pensadas

Boca sabe que la Copa Libertadores le podrá dificultades diferentes de las que en contró hasta ahora en el certamen doméstico que acaba de ganar (Copa de la Liga) y en el arranque de la Liga Profesional. Y por eso el partido con Barracas Central, con el equipo ideal para el DT Sebastián Battaglia, era una buena prueba. ¿ Por qué? Más allá de que el Guapo no le iba a ofrecer una oposición sencilla de resolver, el Xeneize a de más de bía demostrar que podía jugar bien en dimensiones más chicas de las que está acostumbrado y con un mal campo de juegocon la pelota picando para cualquier lado. No es que Corinthians le iba a espejar estas cuestiones (el martes 28 de este mes es la ida, en Brasil) sino que eran materias que Boca, en su const rucción de equipo, de bía aprender a resolver. En ese contexto, subió escalones con el triunfo por 3-1, con un gran rendimiento colectivo en el segundo tiempo.

Esta situación le cayó en el momento que Battaglia había encontrado cierta estabilidad de esquema, los nombres y algunos rendimientos, pero la excursión a la cancha de All Boys le sumaban al Xeneize un rival extra. Pero el plan no se modificó. Ya que a la idea de salir jugando desde el fondo y buscando a los mediocampistas con buen pie (Pol Fernández y Oscar Romero) oa los wines (Exequiel Zeballos y Sebastián Villa) para llegar desde toques cortos a lanzamientos largos.

Pol Fernández se suma a los festejos con el abrazo de Villa, Zeballos y Benedetto; Boca ganó bien en la cancha de All Boys
Pol Fernández se suma a los festejos con el abrazo de Villa, Zeballos y Benedetto; Boca ganó bien en la cancha de All BoysMauro Alfieri –LA NACION

Pero Boca empezó a sentirse in có modoY esto se vio en que antes de los diez minutos ya sufrió dos tarjetas amarillas. Primero Benedetto, fastidioso por una pérdida de la pelota le entró fuerte a Valenzuela; des pués Rojo, con una plancha sobre el mismo jugador. , dejaba en principio que Izquierdoz y Rojo avancen sin oposición, y empezaban a tomarlos más cerca de la mitad de la cancha. Jugando 4-5-1, la estrategia de Berti fue doblarle marcas a Zeballos y Villa, los futbolistas más de sequilibrantes.

Las intenciones del local no se limitaban sólo para defender, sino que cuando recuperaba (incluso cerca de su arquero) buscaba salir rápido de contraataque: Mouche fue falso 9, Valenzuela arrancó como volante derecho y Bandiera por la iz en el reparto de roles podían invertir funciones: lo importante era que siempre haya alguien visible en esas posiciones.

Battaglia y otra noche con conclusiones positivas para el DT de Boca
Battaglia y otra noche con conclusiones positivas para el DT de BocaMauro Alfieri –LA NACION

Con una posesión del 81%, Boca tuvo el control pero pocas veces pudo filtrar esos pases con ventaja para que Fabra, Villa o Zeballos ataquen el espacioUna vez pasados ​​los 30 minutos, con Romero para la subida del lateral colombiano y un centro que fue despejado por Paz al córner. Y Zeballos tuvo un par de intentos individuales que resolvió bien pero forzado, por las marcas duplicadas de Barracas.

En el segundo tiempo todo iba a cambiarpero -paradóji camente-, hasta ahí las chances más claras las había tenido el Guapo con un desborde de Candelara, que cedió un centro atrás para el remate de Valenzuela; y una corrida de Bandiera en soledad desde la mitad de la cancha justo con un toque al córner.

Desde la pelota parada, también se sintió incó modo. Boca tuvo 7 córners en la primera etapa, pero por arriba tampoco logró generar peligro. Y la diferencia la encontró con la otra variable que suele aplicarse frente a dificultades de Boca: los remates desde afuera del área: Villa tomó un balón des de la izquierda y anotó un golazo al ángulo superior izquierdo de Sarachocon un remate que desde 30 metros via jó a 95,4 km por hora. Rojo exigió al arquero también en el segundo tiempo.

Pero, como le sucedería en la Libertadores (también), un descuido le puede costar caro. Eso lo confirmó Neri Bandiera, con un cabezazo en soledad tras un córner des de la derecha muy bien ejecutado de Tapia (le ganó en la marca a Pol Fernández).

Escena del partido que disputan Barracas Central y Boca Juniors.
Escena del partido que disputan Barracas Central y Boca Juniors.Mauro Alfieri –LA NACION

En la segunda etapa, todo se resolvió a pedir de Boca, encontrando respuestas con facilidad: primero con la sociedad del tándem izquierdo Fabra-Villa-Fabra, y el centro para la llegada como 9 de Pol Fernández y luego de contraataque, con el 3-1 de Zeballos tras otra asistencia de Villala número diez del colombiano en el semestre. Entre festejo y festejo, la expulsión de Glaby terminó de favorecer el trámite para el Xeneize.

Des pués de mucho tiempo, Battaglia en contró el equipo desde los nombres y el esquema 4-1-4-1Ya no modifica tanto ni prueba situaciones que no le dan resultado. Se apoya en la continuidad y los jugadores de Boca le ofrecen soluciones, aun cuando las dificultades se multipliquen o cambien de figura. La delantera Sebastián Villa, Darío Benedetto y Exequiel Zeballos empieza a salir de memoria; el mediocampo con Alan Varela de 5, Pol Fernández y Oscar Romero como interiores también. La Copa Libertadores le demandará otro salto de calidad pero, mientras corrige defectos y potencia virtudes, su equipo sube escalones.

Leave a Reply

Your email address will not be published.