así jugaron y así llegan

Será una final con olor a revancha para todo Boca en general, pero también para algunos jugadores en particular. Porque así como Tigre to davía tiene varios de los campeones del 2019, que quedaron en la historia eterno por ganar el primer título de la historia del club, en el Xeneize hay algunos que quedaron marcados por esa tarde-noche cordobesa y que tendrán una nueva oportunidad.

En efecto, este desquite del destino, con mismo rival, mismo escenario y mismo premio (además del título, la clasificación a la Copa Libertadores 2023, nada menos), encontrará otra vez cara a cara a cuatro jugadores de Boca con .. Ellos son Carlos Izquierdoz, Darío Benedetto y Sebastián Villa, entre los titulares. Y Jorman Campuzano, esta vez como suplente, en aquella final como titular.

Izquierdoz, Villa y Pipa, entre los que repetirán este domingo.

Izquierdoz, Villa y Pipa, entre los que repetirán este domingo.

Mirá también

Boca-Tigre, tres años des pués

En efecto, en ese 2 de junio del 2019, Alfaro armó el 11 con un esquema 4-2-3-1, que salió con Andrada; Buffarini, López, Izquierdoz, Mas; Capaldo, Campuzano, Villa, Tevez, Zárate; y Benedetto.

Pero hubo un quinto elemento: Frank Fabra, quien en aquel partido fue al banco, pero no entró ni un minuto. Hoy el colombiano, el jugador más antiguo del plantel, está en otra situación y hasta viene de recibir un elogio de Riquelme que sin dudas pone en valor su prestación actual y en retrospectiva: “Sin dudas va a quedar en la historia como uno de los mejores laterales izquierdoz del club. Es in creíblemente bueno “, dijo el vice de él. Pues bien, esta vez sí Frank tendrá la chance de darle forma a su sociedad con Villa, que tan buenos resultados le dio a Boca.

Mirá también

El mensaje de Izquierdoz para el hincha de Boca antes de la final

Otros dos casos

Hay otros dos casos particulares en esta historia: uno de los que jugó aquella noche y está en el plantel actual es Cristian Pavón. Kichán, ese 2 de junio, entró por Capaldo, en el segundo tiempo, pero hoy no es tenido en cuenta por sugerencia del Consejo de Fútbol de Boca, ya que en junio quedará libre y se sumará al Atlético Mineiro. estará en el Kempes que fue al banco y no entró en esa final, esta vez también será suplente, pero en Tigre, será Agustín Obando, uno de los tantos xeneizes cedidos al Matador.

Mirá también

Prediger:

El resto, se marchó. Des de Andrada, Licha López, Mas, Buffarini, Capaldo, Zárate, el propio Tevez, hasta Wanchope Ábila y Junior Alonso (dos que también entraron). Todo un reflejo de la gran renovación que sufrió Boca en estos tres años que separan las dos finales con Tigre.

El uno por uno de los que jugaron

Izquierdoz: En aquel partido habilitó a Federico González en la previa al penal que luego él mismo le cometió a Janson, to mándolo del cuello. Por eso, hasta debió ver la roja. Nunca pudo asentarse, se lo vio nervioso y fuera de foco. Sin dudas, una actuación para olvidar y otro que buscará revancha por partida doble. 70 días que no arrancan juntos como dupla central. Y ya avisó que por algo Boca está en esta instancia: “Si estamos en al final es porque estamos en un muy buen momento”, sostuvo.

Mirá también

Román y Battaglia, como nunca se los vio

Campuzano: Ese 2 de junio perdió el duelo de la mitad de la cancha con los mediocampistas de Tigre. Tampoco le dio un primer pase de calidad. Tuvo problemas con la movilidad de los volantes de buen manejo. Hoy llega al partido como suplente. Perdió el puesto que tenía a manos de Alan Varela, que se asentó y le dio otra fison omía al medio de este Boca. Será recambio si el partido lo pide.

Villa: De mayor a menor en aquella final. Arrancó, incluso generando un remate que casi termina en gol de Benedetto, tras rebote en Marinelli. Y des pués se fue apagando como el resto del equipo. Este domingo intentará demostrar por qué Riquelme dijo que era el mejor jugador del fútbol argentino. Lleva cinco goles y cinco asistencias en esta Liga.

Benedetto tuvo chances clarísimas para poder convertir.

Benedetto tuvo chances clarísimas para poder convertir.

Mirá también

El gesto de Rossi con un chiquito que esperó horas por él

Benedetto: Aquella vez tuvo partido para el diván. Erró las que resolvió bien, las que definió más o menos y las que terminó mal. No le salió ninguna. punto del penal, una enorme tapada de Marinelli tras un buen remate de media distancia y una mala resolución de zurda, entrando casi todo. Ahora llega afiladísimo, con siete goles en esta Liga y cuatro goles en los últimos cinco partidos. Además, le marcó un gol a Tigre en el último cruce. Es la carta del gol.

Fabra: Aquella vez no fue al banco y no sumó minutos. El titular en su puesto fue Mas. Ahora es otro cantar. Es titular indiscutido, volvió a recuperar su buen nivel y será otra alternativa de ataque por la banda izquierda.

..

Leave a Reply

Your email address will not be published.