Arde All Boys: narcotrá fico, aprietes y una amenaza en la pared

La barra disidente busca recuperar la tribuna que dominó hasta 2018, año que marcó un quiebre por el asesinato de un integrante de la facción disidente. Hay temor en Floresta en la previa al clásico contra Chicago.

Barra All Boys

La pintada apareció en el pasaje Alcaraz. Justo donde está el mural que dice en letras gigantes “La Peste Blanca”. Así se autodenomina la barra brava de All Boys y ahí, bajo esa pared, es donde se reún en antes de cada partido. Por debajo de esa leyenda, desde primera hora del miércoles puede leerse la palabra “Córranse”Algún des prevenido podría pensar que un vecino cansado de tener barras en ese lugar les pide con un grafitti que se muevan a otra zona del barrio. Pero no se trata de eso: es el mensaje de la facción disidente que lidera Sergio Checho Soriaquien aunque purga una pena de tres años de prisión en suspenso parece tener deseos de regresar a la tribuna y que juntó en el último tiempo a un grupo de 40 barras para tratar de desbancar al grupo de Floresta que recuperó la barra tres años at rás.

La situación está tan caliente que llevó a la gente vinculada a la Seguridad en el fútbol a presentar a última hora del miércoles una denuncia por amenazas en la fiscalía de Eventos Masivos de la Ciudad de Buenos Aires a cargo de la doctora es trabajar el tema lo antes posible porque este viernes hay banderazo de apoyo al Albo previo al partido con Chicago, que además es de alto riesgo por esta situación y por ser un clásico histórico por lo que habrá un gran operativo de seg

Para entender lo que está sucediendo hay que hacer un poco de historia. Hasta 2015 la barra de All Boys estaba en manos de Gastón Marone, histórico jefe, quien era además compadre de Pablo Bebote Alvareza punto tal que se lo vio junto a éste y su gente en Paraguay en el partido de Independiente frente a Juan Pedro Caballero por la Copa Sudamericana. , que pasó a manos de un grupo narco liderado por un ex presidiario, Mauro el Muro Martinoquien copó la tribuna junto a una banda de delincuentes conocida como Los Gardelitos, de la Villa Korea de San Martíny que se referencian en la familia Soria, punteros de ese asentamiento y con conexiones también con La Doce, la temible barra de Boca.

Tan así fue la situación que en 2016 en la tribuna se reemplazó la habitual bandera de La Peste Blanca, como se autodenominaba la barra, por otra que decía La Banda del Muro. Desde entonces la barra copó el club, tomando la confitería, el gimnasio All Boys no sólo tenía una situación financiera caótica sino que los ingresos que podía producir quedaban en manos de la barra. esa era la parte más pequeña del negocio: en realidad el grupo de Villa Korea habría hecho de Floresta un búnker para expandir hacia todos los barrios aledaños el negocio del narcomenudeo: Villa Del Parque, Santa Rita y Devoto fueronDurante dos años el grupo aterrorizó las calles del barrio y se movió con una impunidad que hizo sospechar de connivencia con quienes deben reprimir el delito.

Barra Chicago

Cansados ​​de esta situación, los viejos barras de la zona empezaron a juntarse para recuperar la tribuna. La respuesta fue inminente: en abril de 2018 el Muro Martino asesinó a su presunto rival en la interna, Martín el Chino Ojeda. Y ahí empezó la diáspora: cercados por la investigación judicial, el grupo de Villa Korea decidió quedarse con el negocio de la calle pero entregar la tribuna. Y de a poco volvió la vieja guardia, con el Picante Martín, que trabaja en una importante empresa láctea de la zona, y el Carnicero Nico (apodo que tiene que ver con su labor cotidiana) al frente, aunque actualmente el segundo es otro barra de nombre Hernán. En el juicio realizado en abril de 2021, Martino fue condenado a 15 años de prisión y Sergio Checho Soria, el hombre de Los Gardelitos en All Boys, a tres en suspenso en su caso por amenazas coactivas.

Por entonces, Floresta había recuperado la paz. Y nadie preveía que la gente de Villa Korea pudiera intentar el regreso. Pero sucedió. A comienzos de este año, previo al partido con Atlanta por la primera fecha, pidieron al capo vigente, Mart entradas para su grupo con la promesa de ir en paz. La respuesta de la facción oficial fue terminante: con ustedes nada. Entonces Soria, secundado según la investigación fiscal por Darío Pérez (un ex presidiario con activa participación en el tremendo motín de la cárcel de Devoto en 2020) y Leonardo Snoopy Suñé empezaron a juntar gente del propio barrio. en la zona del campito de Segurola y Avellaneda y también a los que paran en el club Alvear, de Lacarra y Directorio. Así armaron un pequeño ejército de 50 jóvenes de entre 18 y 22 años. punto de hervor.

Esta semana, en la previa del clásico, volvieron a las andadas. Primero le pidieron a la dirigencia del club 150 tickets para el partido con Chicago. La respuesta fue negativa. Después hubo amenazas en las casas de dos conspicuos integrantes de la facción oficialapodados Coki y Barrita. Y por último, la pintada en la madrugada dejando un mensaje claro. Viendo la escalada de la situación, el departamento de especialistas en el fútbol de la oficina de Delitos Complejos del Ministerio Público Fiscal empezó a trabajar el tema e hizo la denuncia con el apoyo de Guillermo Madero de la Ciudad. Y en las próximas horas podrían salir medidas de prohibición de concurrencia y derecho de admisión para varios de los violentos. Mientras, hay diagramados operativos de seguridad importantes para este viernes y sábado para parar

No te pierdas nada

Recibí las últimas noticias de Violencia en el fútbol ¡ y más!

Te puede interesar

..

Leave a Reply

Your email address will not be published.